Juicio de residencia

El jucio de residencia es una figura del derecho castellano,  una figura que tiene su origen en el reinado de Alfonso X.  Se trata de una rendición de cuentas de los “cargos públicos”, una vez finalizado el mandato, y ante el rey o su enviado que es quien ostenta la soberanía.

Campos de Zamora (Autor C. Charro)
Campos de Zamora (Autor C. Charro)

Desgraciadamente en los últimos 40 años no ha habido esa rendición cuentas, hemos estado menos evolucionados que en la edad media. Porque rendir cuentas no es volver a presentarse a las elecciones. El juicio de residencia o la rendición de cuentas es realizar un análisis detallado y escrupuloso de la actuación durante el tiempo del mandato. No se trata de renovar la confianza, como se dice en el lenguaje político. Una nueva elección no borra los errores, ni mucho menos los delitos cometidos.

De lo que se trata es de que se detalle cómo has hecho tu trabajo ante tu jefe. Antes el jefe era el rey, hoy afortunadamente ya vamos poco a poco entendiendo que los jefes somos los ciudadanos y las ciudadanas.

En los últimos 2 ó 3 años estamos oyendo hablar de nuevo de esa rendición de cuentas. ¿Pero se está realizando realmente una rendición de cuentas?.

Para que podamos decir que existe una verdera rendición de cuentas tienen que existir dos condiciones:

  1. No puede haber límite en la información disponible y además debe estar estructurada de forma que sea fácilmente inteligible. Cuando en mi trabajo preparo información para mi jefa, me exigen que sea muy claro y que no oculte nada. Así deben actuar los cargos públicos.
  2. Quien recibe la información debe tener tiempo y herramientas para analizarla y debe tener posibilidad de pedir aclaraciones o de imponer sanciones si fuera necesario.

Si un cargo público acude a una plaza y habla con la gente que pasa, está haciendo un ejercicio profundamente democrático, pero eso no es rendir cuentas.

Si un cargo público forma un consejo asesor con personas que le deben su puesto y que no tienen capacidad de sanción, efectiva o siquiera moral, y que tampoco tienen peso político, eso no es un órgano para rendir cuentas.

La rendición de cuentas debe hacerse ante dos estamentos diferentes:

  1. Las personas de la circunscripción donde el cargo público ha sido elegido el cargo público. Tiene que existir un mecanismo sencillo y eficaz para dirigir preguntas o peticiones al cargo público. Quien hace la pregunta o petición podrá decidir si es pública o reservada, pero no será el cargo público quien lo decida. En el caso de concejales puede resolverse teniendo unas horas semanales o quincenales en las que se reciba al público en un despacho y que posteriormente se publique un informe de las consultas recibidas. En el caso de escaños en el congreso o en el europarlamento, algún medio online que haga llegar la opinión de los particulares hasta el cargo público.
  2. El partido o coalición, o candidatura popular que presentó al cargo público en las listas. Debe existir un órgano que apoye, pero también fiscalice el trabajo de los cargos públicos. Lo ideal sería que se creara un foro donde, asociaciones diversas de su circunscripción, puedan plantear sus propuestas, preguntas o protestas al cargo público.

Esto es algo que debemos trabajar por implementar en los municipios en los que aún no existe, a lo largo del próximo año. Para que sea creíble como arma electoral en 2019, debe llevar un tiempo de rodaje antes de las elecciones. Desgraciadamente, al menos en Asturias, la mayoría de las CUP no han puesto en marcha esos mecanismos.

Yayoflautas. Fuente periodismo humano
Yayoflautas. Fuente periodismo humano

Pero es también fundamental que se ponga en marcha en Unidxs Podemos. Si nos creemos que los diputados y diputadas elegidas el pasado 26 de junio lo son de todas las personas que apoyamos la coalición, tiene que haber formas en las que estas personas podamos apoyar, pero también exigir a nuestros cargos públicos.

De la misma forma, debemos hablar del interior de los partidos. A quienes se ha elegido para representarnos en órgano territorial o federal son, en términos laborables, personas que están bajo nuestras órdenes. Bajo las órdenes de las personas afiliadas y simpatizantes que votamos en la elección interna y que sustentamos con nuestro trabjo y apoyo este proyecto político.

Es por tanto necesario también que exista un nivel de interlocución público y sencillo entre la base del partido y quienes realizan labores de coordinación o portavocía. Aclaro que uso estos términos, porque dando por desterrado el término líder o lideresa que aborrezco, creo que debemos desterrar también el término dirigente.

No es esta la praxis política que yo he vivido en los últimos 4 años. Generalizar es siempre injusto, pero veo personas que se llenan la boca con grandes palabras, pero luego no quieren estar en foros donde se les pueda incomodar.

Lo que tenemos que decir a esas personas es que o aprenden a rendir cuentas, como ya pedía Alfonso X, hace muchos cientos de años, o van empezando a cerrar la puerta por fuera.

Enlaces relacionados:

Origen_juicio_residencia

AcuerdoPodemosAsturias_EQUOAsturias

(texto del acuerdo entre Podemos Asturias y EQUo Asturias que no se pudo desarrollar por la convocatoria de elecciones. Incluye la creación de un consejo mixto de partidos y ciudadanía para el control de los cargos públicos)

FotoPepin

José Manuel (Pepín) Fernández es afiliado de EQUO Asturias. Otros artículos en esta misma web:

Manzana, naranja y uva

Revocar y expulsar es violencia

Nota del autor. Además del derecho castellano, procedimientos similares existían también en la corona de Aragón (purga de Taula) y si la memoria no me falla, creo que en los califatos también existía algo similar. Si alguna persona que lee esto tiene conocimiento del tema y lo puede aclarar en los comentarios se agradece.

2 thoughts on “Juicio de residencia


  1. Una práctica necesaria y más aún diría obligatoria en los cargos públicos es rendir cuentas o establecer un juicio de residencia desde la ciudadanía, ya que la gobernabilidad de un pais, una comunidad o una ciudad, parte de la interrelación entre las personas elegidas democráticamente y quienes hemos participado para que nos representen. La creación de canales que nos permitan participar activamente en las instituciones y de la vida pública, es fundamental en una democracia, no podemos permitir que las responsabilidades de gobernar, recaigan solamente en los gobernantes, sino que el pueblo llano y sencillo, debería actuar como organo de control de los políticos, permitiendo canales donde se ejerza el derecho a pedir rendición de cuentas de nuestros gobernantes, siendo de derecho fundamental.
    Que desde esos canales participativos, la transparencia y la información veráz, han de ser prácticas esenciales para que la democracia funcione y la ciudadanía, tengamos la capacidad para valorar objetivamente a través de legislación que permita que las actuaciones de los políticos puedan ser reprobados y penalizadas en caso de abusos de poder , así como pedirles responsabilidades que sean de inmediato cumplimiento, incluso solicitar la dimisión si la causa es suficientemente grave, donde haya prevaricación, fraude, u ocultación de información y mala gestión en su mandato.
    Son tiempos de cambios necesarios y esenciales, la implicación de los ciudadanos y la transparencia de las instituciones, han de contar con la implicación de la propia administración y sus funcionarios. No podemos dejar en manos de unos asesores nombrados como «¿……cargos de confianza…..?», todo el peso y responsabilidad del control y gestión de la gestión de los políticos al usarse informaciones para favorecer o permitir trato de favores.
    Es fundamental habilitar desde los ayuntamientos y administraciones públicas, estos canales para la participación tanto de las decisiones políticas y economicas, como de los presupuestos participativos que es desde donde el reparto de partidas presupuestarias son fundamentales en la vida de las asociaciones, colectivos sociales, para una buen reparto y actuaciones de mejoras y calidad de vida en una población.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *