¿urbanitas?

Nací en un pueblo de apenas cien vecinos, todxs trabajaban en el campo.

De aquella les llamaban “campesinxs”, ahora son ganaderxs.

Vivían de lo que el ganado vacuno les daba, de dos huertas de patatas y dos de trigo.

Autora Emma Alvarez
Orquídea. Foto Emma Alvarez

Cuidaban los caminos, las fuentes, los lavaderos, las brañas, el entorno porque TODO eso era su hogar.

Mi padre, hombre sensible, nos enseñaba el valor de lo que nos rodeaba, mi madre, mujer fuerte, el sacrificio por mantenerlo.

Nunca se habló de ecologismo en mi casa, creo que entonces no era necesario hablar de ello.

Nos contaban cuentos de lobos (no salían muy bien parados ), romances, historias siempre como protagonista el mundo rural.

Se mataba lo necesario para comer, nada por placer.

El gocho (cerdo en asturiano) lo mataban en casa, yo me metía en la habitación más alejada para no escuchar sus gruñidos , imaginar su sufrimiento me hacía taparme la cabeza con la almohada, incluso recuerdo haber llorado. Había muchxs niñxs que eran capaces de mirar este sacrificio, yo jamás.

En mi casa las vacas las mandaban matar, mi padre era incapaz de matar una vaca a la que había cuidado con tanto cariño, eran para él como ahora son las mascotas para los de la ciudad.

Yo rodeada de árboles, de campo, de fauna y flora pensaba que esto era lo natural y que nunca correría peligro, era impensable que algún día pudiera desaparecer.

Con los años pensé que este mi hogar, mi gente representaba el ecologismo.

Cuando salí de mi pueblo y vi que había montañas negras de carbón, coches por todos lados, fábricas echando humo sin parar, me di cuenta del peligro que corría nuestro hogar.

Siempre concienciada por la naturaleza, por la igualdad, por la gente que sufre, por los países empobrecidos, por las mujeres, no podía ser de un partido político porque no me sentía representada por ninguno de ellos.

La primera vez que escuche hablar a Petra Kelly pensé, esto es lo que quiero para nuestro país.

Principios de los noventa cuando todos éramos más rojos que verdes, la única política que me impresionó de verdad fue ella.

Votante de izquierdas, eso sí, nunca del mismo partido.

Cuando los medios de comunicación empiezan a enfrentar ganaderos-ecologistas, en ese momento me doy cuenta que si alguien tiene que ser ecologista es la gente del campo, la gente que vive en medio de la naturaleza.

Cuando escucho hablar a las personas del campo de los ecologistas como si fueran personas ajenas a ellos, personas de ciudad que no entiende sus problemas y que los quieren solucionar desde una oficina. Cuando escucho hablar a los ecologistas de la gente del campo como personas que no cuidan el medio, que sólo miran para ellos y su economía, pienso que es el momento de actuar, de implicarme.

Quiero cambiar esto, quiero ser capaz de entender a unos y a otros desde un partido político ecologista como Equo.

No quiero que sea un partido de oficina, de ciudad.

No quiero que sea una ONG, que sólo vea el problema desde un lado, hay que dar soluciones  al campo.

Tenemos que escuchar todas las voces, eso sí, por encima del bien individual siempre estará el común, pese a quien le pese.

Quiero un partido con personas críticas, con criterios propios, donde todas las personas podamos participar, opinar, debatir, y todas tengamos el mismo valor.

Personas de campo, de ciudad, de carrera, sin ella, intelectuales, sin estudios, todas debemos caber aquí. Porque todas formamos parte de lo que realmente nos importa que es nuestro planeta.

Estoy aquí porque quiero cambiar lo que no me gusta de esta sociedad, de este partido desde dentro, porque quiero llegar a eso, a ser verde y libertaria.

Muchas personas juntas, con distintas voces, lo conseguiremos.

Emma Alvarez
Emma Alvarez

Autora: Emma Alvarez

Empresaria de turismo rural en el parque natural de Somiedo en Asturias.

Es miembro de la mesa de coordinación de EQUO Asturias

Trabaja también en el impulso de la iniciativa del cluster de turismo sostenible:

http://www.asturiasostenible.es/

La web de su empresa:

http://lapinietsa.com/

En este vídeo y detrás de la intervención de Enrique Fernández, autor también de un artículo en este blog, Emma describe lo que quiere que sea EQUO:

Compártelo con el mundo...Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Buffer this page
Buffer
Email this to someone
email
Share on LinkedIn
Linkedin

6 thoughts on “¿urbanitas?


  1. Gracias Emma. Lo explicas de forma sencilla y con gran claridad y eso que es una cuestion de calado y compleja. Me ha encantado la forma como lo has contado con esos matices que, solo quien los ha vivido, conoce.
    Olga Alvarez


  2. Me ha gustado mucho y comparto tu visión, es más este choque entre el campo y la ciudad viene de hace tiempo, pero ahora podemos decir que el sector primario ha desaparecido como función principal del desarrollo local de mi comarca Las Merindades.
    El voto rural no interesa a la gente de la ciudad.
    Un amigo y a la vez primo me propuso constituir un Partido Rural.
    He vivido siempre en una ciudad pero desde que tuve la oportunidad de trabajar en mi pueblo me empadroné y así sigo, (también logré salir elegido concejal entre 2007-2011), aunque ahora tengo que vivir de nuevo en la ciudad cuidando a mi madre que nació en ese pueblo burgalés de la cordillera cantábrica oriental al cerdo se le llamaba ‘chon’ y yo también sentía lo mismo que tú ante su tradicional matanza.
    Muchos ánimos.


    1. Muchas gracias por tu comentario, Emilio.
      Deseo que ese partido rural sea Equo. jaja
      Tenemos entre todxs que luchar para que ese mundo no se pierda, está en extinción pero seguro que lo recuperaremos.
      Gracias por leer mi artículo.


  3. Hola Emma,

    No sé por qué pero al leerte me he acordado de las enseñanzas de Manuel Castells. Tendríamos que ampliar nuestros horizontes y «leer en común» a sociólogos como Manuel Castells, que sin ser militante ecologista, si nos puede ayudar a construir «nuestra lucha» común entre «ecocampesinos, ecourbanitas y ecomixtos».

    Soy optimista en la «confluencia estructural de ecoluchas comunitarias» (no tanto en la confluencia ibérica coyuntural que tanto nos confunde en el panorama post-2015).

    Verás como cada vez es más fácil conectar las visiones del campesino y el urbanita ibéricos, que ahora nos parecen tan diferentes en sus luchas. En mi caso, pienso que es más firme construir REDES LIBERTARIAS «VERDES» que un MACROPARTIDO «VERDES», puesto que la «Edad de los ESTADOS» está en decadencia, y por tanto también instituciones como el PARLAMENTO y los PARTIDOS.
    (aquí lo dejo, que se me fríe el coco con esta caló que ase)

    Un abrazo,
    Quique de Frutos.

    «La tecnología resultó ser una aliada del anarquismo más que del marxismo.» MANUEL CASTELLS.

    La generación «Y» o MILLENIALS es la que construirá el nuevo paradigma de las civilizaciones. Nacidos desde 1985 (aprox) son «nativos de la sociedad informacional», saben leer el SISTEMA. QUIQUE DE FRUTOS.

    😉

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *