Un poco más

El otro día viendo el vídeo de la Univerde de Torrelavega me reí mucho con Florent MarcellesiJordi Sebastiá y su “salida del armario”. “Estáis locos ¡Mola!” les dije en Twitter cuando uno de ellos publicó al respecto.

Sierra del Aramo, Asturias. Autora Matilde Huerta
Sierra del Aramo, Asturias. Autora Matilde Huerta

La verdad es que Florent, a través de una entrevista en la radio asturiana, es el responsable de que yo llegase a EQUO. Y a día de hoy, sin saberlo, es uno de los responsables (ahora sé que también Jordi) de que todavía siga por aquí aunque sea en un perfil todavía más bajo del habitual.

Y es que además de las risas que me hicieron soltar, también me hicieron soñar con que otra forma de hacer política es posible. Igual que cuando me encuentro alguno de los mensajes de Florent en Facebook contando lo que se ha conseguido, lo que se puede conseguir o lo que hará esa semana (y aunque no siempre soy optimista con lo que cuenta). Con su intervención volví a pensar por enésima vez “un poco más”, “no tires la toalla”. “las cosas todavía pueden cambiar”.

Soñar que otra forma de hacer política es posible Clic para tuitear

Soy de EQUO

Antes de conocer EQUO nunca había estado implicada en política. Si es que lo que yo he hecho en este partido se puede denominar “implicada en política”. Lo más parecido a interesarme por ella había sido el “esfuerzo” de leerme lo más destacado de los programas de los partidos más conocidos antes de votar (aunque en el fondo ya supiera de antemano con casi total seguridad qué votaría). Eso según mi criterio de entonces era “votar informada”. Qué manera de engañarme…

Río Alba, asturias. Autor JMFP
Río Alba, asturias. Autor JMFP

Pero eso era otro tiempo, casi otra vida. Conocí EQUO y con él a gente mucho más informada, más implicada y mucho más objetiva. Aprendí a ver las cosas con otros puntos de vista hasta el punto de dudar cuál es el bueno. A pensar en temas en los que nunca hubiera reparado ni cinco minutos. A cambiar mi manera de ver muchos aspectos de la vida. A tratar de leer entre líneas la política de este país. Pero sobre todo, descubrí que había otra manera de hacer las cosas. Una manera de hacer las cosas, que me gustaba.

Así que ahí estaba yo. Proclamando orgullosa “soy de EQUO”, para sorpresa de muchas.

En todo este proceso de ver más allá, me di cuenta de que las personas que hacían política podían dividirse en 2 grandes grupos: “las soñadoras” y “las profesionales”.

En política hay dos grupos de personas 'las soñadoras' y 'las profesionales' Clic para tuitear

Soñadoras y Profesionales

Llamo “soñadoras” a esas personas que están ahí por sus principios. Que día a día se dejan la piel por hacer las cosas según creen que es la mejor manera de hacerlo y no por obtener un beneficio personal o político. Suelen ser personas a las que les gusta más estar atrás, sin protagonismo, trabajando “en la sombra”. Para ellas lo importante es que las cosas se hagan y que se hagan lo mejor posible, según sus principios y los principios por los que se rige el partido en el que están.

Parque natural de Redes, Asturias. Autor JMFP
Parque natural de Redes, Asturias. Autor JMFP

Luego están las que he llamado “profesionales” porque ese es su fin último: Dedicarse profesionalmente a la política. Aunque también tienen unos principios, no les importa cambiarlos por otros si las exigencias del guión lo requieren, al mejor estilo Groucho. Aseguran regirse por ellos mientras actúan de manera contraria cuando les conviene. Son las primeras en escudarse tras las siglas y asegurar hacerlo todo por y para el partido llegando a “atacar” a cualquiera que no piense como ellas. Sin pensar por un momento si tal vez se equivocan. Convirtiendo a quien no opina igual en amenaza hacia el partido. O conmigo o contra todas, podría ser su slogan.

¿Fácil? Para nada. Porque existen mil matices que hacen que la distancia entre una y otra pueda llegar a ser mínima.

“Las Soñadoras” en peligro de extinción

Empecé a darme cuenta de esta diferenciación mientras preparábamos las municipales de 2016. Me di cuenta al acercarme, directa o indirectamente, a otras formaciones políticas. Quizás el hecho de no conocer a aquella gente me hizo reconocer más fácilmente ese comportamiento tan dispar. Qué suerte que aquello no pasaba en EQUO. Aquí éramos todas (o por lo menos la gran mayoría) “soñadoras”.

Qué equivocada estaba. Tal vez el hecho de haber reconocido ya los perfiles. Tal vez el hecho de que tras el verano llegó el momento del todo por el todo. Tal vez el hecho de estar cada vez más familiarizada con las cosas. Quien sabe por qué, pero me di cuenta de que aquí también había “profesionales”. Y no pocas.

No me parece mal que haya gente queriendo dedicarse a la política. Claro que no, más bien al contrario. Una política que lo es por vocación, al igual que en toda profesión, será mejor política que quien llega ahí por circunstancias de la vida, digo yo. Lo que me preocupa son aquellas personas que convierten la vocación, si alguna vez la tuvieron, en anhelo. Hasta el punto de que no les importa cómo llegar, sino hacerlo. Cuando convierten “el fin justifica los medios” en una forma de vida más que en una frase hecha.

El problema es cuando alguien convierte el 'fin justifica los medios' en su medio de vida Clic para tuitear

Es entonces cuando empieza el verdadero problema. Porque existen pocas “profesionales soñadoras” capaces de hacer frente a las “profesionales” (a secas).

Cuando se presenta una confrontación grave donde los valores y principios se ponen en peligro, cuando no está claro el camino, cuando lo que se dice y se hace no van de la mano, las soñadoras tienden a ir apartándose a un lado. Algunas porque titubean ante acusaciones que siembran dudas sobre si tendrán razón. Otras porque consideran que no merece la pena luchar. En algunos casos porque han gastado tantas energías para llegar ahí que ya no les quedan fuerzas para seguir intentándolo…

Así, van dejando el camino libre a las profesionales. A quienes no les importa tanto el cómo se llega mientras puedan justificarlo de alguna manera. Así es como el mundo de la política se ha ido llenando, cada día más, de personas más preocupadas por ellas mismas que por los principios que decían defender. Personas que dicen luchar contra las injusticias y los privilegios al tiempo que hacen uso de estos últimos. Personas que dicen querer lo mejor para su país mientras demuestran que sólo les importa el beneficio que pueden obtener. Y así estamos como estamos. En el partido. En el país. En el mundo.

La política se ha ido llenando de gente más preocupada por sí misma que por sus principios Clic para tuitear

No sé en qué “bando” estoy y tampoco sé en cuál están muchas de las personas en que me fijo en el día a día. Pero ahora mismo da igual porque el tiempo pone a todo el mundo en su lugar. A mí y a ellas también.

Parque natural de Redes, Asturias. Autor JMFP
Parque natural de Redes, Asturias. Autor JMFP

En cualquier caso, e incluso si estoy en el lado equivocado, quiero animar a todas las soñadoras que aún quedan en EQUO, y en otros partidos políticos, a que sigan. Que no se aparten del camino que saben es el correcto, porque sin ellas estamos perdidas.

Yo intentaré quedarme por aquí “un poco más”. Lo haré gracias a mensajes de Florent en Facebook. Gracias al trabajo diario de gente menos mediática pero que está ahí y que no quiero que desaparezca por falta de apoyo. Gracias a esa mesa de coordinación que tenemos en Asturias y me consta se desloma por hacer las cosas bien, aunque a veces se equivoque y otra veces le lluevan las críticas sin motivo. Gracias a todas esas compañeras “soñadoras” que han tenido más arrestos y siguen trabajando día a día para no ceder ante las “profesionales”, incluso a pesar de haberse tenido que hacer cargo de las tareas que dejamos atrás las cobardes como yo.

A todas ellas les digo, “ánimo. Un poco más”.

Eva Fernández Quintana
Eva Fernández Quintana

La autora Eva Fernández Quintana nos pasó estas líneas biográficas que copiamos tal, cual. Después de leerlas, no cabe duda que es una soñadora y que hacen falta muchas soñadoras para cambiar el mundo. Y eso buscamos en este blog. No olvidéis que podéis escribir como ella vuestras ideas y las publicaremos:

Eva Fernández Quintana no es activista. No ha desempeñado cargos púbicos. No es «voz autorizada» en ningún campo ni tiene una larga carrera política a su espalda. Eva es una ciudadana de a pie más, como tantas otras, que quiere que las cosas cambien. Es simpatizante y ex-afiliada de EQUO, donde tuvo su primer contacto directo con la política. Actualmente se encuentra desempleada (como muchas de su generación en las Cuencas Mineras de Asturias) y busca un hueco en el mundo digital a través de un blog deportivo en el que escribe y gestiona.

Aunque no forma parte de los intereses de este blog, os reproducimos el enlace del blog de Eva:

El superhincha

Si queréis conocer algo más sobre Florent Marcellesi:

Blog de Florent

Si queréis conocer algo más sobre Jordi Sebastiá:

Jordi Sebastiá

 

 

Compártelo con el mundo...Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Buffer this page
Buffer
Email this to someone
email
Share on LinkedIn
Linkedin

7 thoughts on “Un poco más


  1. Hola Eva Fernandez, no te conozco personalmente, pero al leer tus palabras me he sentido totalmente identificado contigo, me he sentido que lo que decías, resonaba en mi interior como si de mis palabras se trataran. También me considero soñador y con ganas de aportar desde la ilusión y la esperanza por un mundo mejor, lo mejor de mi, pero como bien dices, quienes eligen la linea de las profesionales, es cierto que van perdiendo el sentido de sus principios los cuales le llevarón a trabajar en política como de una profesión se tratara, y olvidan que la política es y debería ser un servicio a las personas, un servicio a la ciudadanía, no podemos convertir un servicio a los demás en una profesión remunerada y como bien dices, a costa de desplazar o hundir a nuestros propios compañer@s en caso que no seamos de su agrado de aquel que ostenta un cargo o pretende ostentarlo.
    Por desgracia soy una de las personas afiliadas y expulsadas de Equo, por el hecho de disentir y tener opinión propia sobre como entendia que deberiamos funcionar como partido, y que como soñador me uní al proyecto Equo, sin ánimo de ostentar ningún cargo, aportando ilusión, trabajo, dedicación y confianza por las personas que me rodeaban, aunque tengo que reconocer que me animaron a presentarme pero sin mucho afán de querer salir, pero ahora me siento orgulloso de no haber salido ni de tener ningún cargo político, aunque si lo tuve como miembro de la mesa de pais en el pais valenciano, y por ello y por mis decisiones por ser diferente, fui expulsado entre tantas otras personas compañeras que también fueron expulsados y separados de cualquier actividad en el partido.
    Tengo claro que aunque me hayan apartado de sus actividades de partido, lo que nunca van a acallar ni a impedir que siga creyendo en la necesidad de luchar por defender la vida de nuestra Madre Tierra «La Pacha Mama», y mis principios, los cuales me llevaron desde los 11 años a estar comprometido mucho antes que muchos de los que ahora se sienten luchadores de la ecología, estuvieran haciendo algo por el medio ambiente, siempre fui activo y llegamos a crear un grupo ecologista en la zona de Alicante llamado Arco Iris, por el año 1977 donde ya comenzamos nuestras andanzas en la lucha por la naturaleza, y desde donde se respiraba en el grupo un ambiente confraternal y amistoso, nunca pensando que pudieramos ser enemigos unos de otros, donde no pretendiamos cargos algunos y donde entonces eramos visto como ¡¡¡puros locos que queríamos cambiar el mundo!!!.
    Es asombroso como ahora desde tus palabras he visto como han ido cambiando tristemente un sentido vocacional de defensa de la Naturaleza, por la defensa de un puesto y un cargo que con la escusa de luchar por la naturaleza, usan esos mismos argumentos para defender lo suyo a costa del detrimento de quienes hemos luchado por el sueño de un futuro más ecológico y alternativo.
    Por ello quiero agradecerte tus palabras y quiero que sepas que puedes contar con mi apoyo, mi simpatia y mi agradecimiento por haber reflejado con tan claras palabras, ese sentimiento que muchos de quienes vivimos la naturaleza como algo vivo en nosotros y que queremos expresarlo y compartirlo, pero desde el respeto, desde la pluralidad y diversidad, desde el enriquecimiento junto a las demas personas que aunque piensen diferente, siempre algo bueno podemos aprender y complementar.
    Un fuerte abrazo y espero que en algún momento podamos conocernos para compartir mas sinergías afines a tus sentimientos y pensamientos.


  2. Gracias por tu comentario Fulgen. Siento mucho leer que eres una de las personas afectadas por lo que ocurrió en Valencia. La verdad que sin conocer todos los detalles me parece un capítulo muy triste en la breve historia de EQUO.
    De todas maneras me alegra saber que eso no será inconveniente para que sigas «soñando». Al fin y al cabo es la única manera de contrarrestar lo que ocurre en la política, cada quien, con nuestro granito de arena.
    Me alegra mucho también que te haya gustado el artículo que no va más allá de una simple reflexión personal.
    Un saludo.


  3. Gracias, Eva, por compartir tu reflexión personal, que se parece mucho a la mia en ese «un poco más», un poco más por apoyar a todas esas personas que están haciendo las cosas tan bien. Seguimos intentándolo. ¡Un poco más!


  4. Yo sí te conozco Eva y, de hecho, he aprendido mucho trabando contigo en el grupo de comunicación de EQUO Asturias. Te agradezco sinceramente tus palabras, que son un soplo de esperanza en estos tiempos confusos. Ojalá que tantas soñadoras piensen como tú eso de «un poco más», aunque nos harían falta más todavía para que las seguimos tirando del carro nos sintamos acompañadas y descargadas de las múltiples tareas que de forma silenciosa ocupan gran parte de nuestro tiempo libre. Me alegro de que sigas ahí y que espacios como este permitan compartir ideas tan imprescindibles.


  5. Cada un@ va en busca de su Ítaca
    Enhorabuena por tu artículo. De mi paso por EQUO ( como de otros lugares de mi viaje) siempre me quedo con las personas que segùn mis sueños merecen la pena. Protejo mis sueños contra aquellos que dicen que el fin justifica los medios….y es entonces cuando me bajo del taxi . Salud.


  6. Gracias a todas por vuestros mensajes.
    Miguel, a mi eso del fin y de los medios tampoco me gusta cuando se repite como un mantra y menos an en segn qu mbitos. Haces bien en bajarte del taxi. Adems, en tren o bus se conoce ms gente y mucha muy interesante 😉

    Sindo, mi abuela (de la que supongo que hered esto de tener una frase para todo) siempre me deca «muchos pocos hacen un mucho». Supongo que no te servir de consuelo dada la situacin, pero creo que es el momento de empezar a trabajar poco conseguir tantos «pocos» como sea posible.

    Elena, sin esas personas seguramente no habra tanta gente aguantando el vendaval. Esperemos que pronto lleguen tiempos mejores 🙂

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *