¿Tiene sentido un partido verde?

En este momento de profundo y acelerado cambio político y social es necesario cuestionárselo todo. Hace unos 30 años, a caballo de las reivindicaciones pacifistas y ecologistas nació el movimiento verde en Europa. Aunque presente en muchos países, sigue siendo una fuerza minoritaria. ¿Es un problema coyuntural?. ¿Es que no tiene sentido y debe sumirse dentro de una izquierda renovada?

Playa Munielles, Castrillón, Asturias. Fotografía de Agustín Orviz

Trataré de responder la pregunta a lo largo de tres artículos, del que éste es el primero. Asumiendo la lógica capitalista, voy a hacer el análisis desde la perspectiva de un estudio de mercado. Hoy me voy a centrar en analizar qué producto tengo y ver en qué se diferencia de la oferta que ya existe en el mercado electoral

Aspectos ideológicos

Es imposible desarrollar en un artículo una ideología. Simplemente voy a enumerar qué ideas creo que debe desarrollar un mensaje verde que quiera ser diferencial con respecto a las fuerzas políticas existentes.

Valores republicanos

El republicanismo se define por la primacía del derecho y la libertad. La ley como expresión de la voluntad soberana del pueblo obliga al gobierno o a cualesquiera otra expresión de poder.  La libertad de la persona es inviolable. La palabra república deriva de “res pública”, cosa pública, por eso entre los valores republicanos se considera la defensa de lo común, el interés por lo público y la política. Finalmente, el republicanismo defiende la igualdad radical de todos los seres humanos y ese es el origen de la oposición a la monarquía.

El interés por lo común y la política forma parte de los valores republicanos Clic para tuitear

El movimiento verde aparece en Alemania como una izquierda de tradición no marxista* y que muestra su oposición al gobierno comunista de Alemania oriental. Esto hace que el movimiento verde tenga contactos con movimientos liberales y tenga una importante influencia de la tradición liberal.

Desgraciadamente, la palabra liberal ha sido pervertida por el uso que hace de ella la derecha. La lucha liberal del siglo XIX español debe ser puesta en valor y reivindicada. La lucha y los ideales de liberalismo decimonónico ha permitido importantes mejoras en nuestra forma de vida y proclama unos valores que aún siguen vigentes y es necesario luchar por ellos. Es nuestra vacuna contra al neofascismo y los ultraconservadores.

El movimiento verde debe reivindicar la memoria del movimiento liberal del siglo XIX Clic para tuitear

Asumiendo como nuestros los valores republicanos y la herencia liberal podemos presentar una visión diferencial. No podemos ni debemos atarnos a la servidumbre histórica de la izquierda que no es la nuestra. Podemos condenar las atrocidades de Daesh y a la vez condenar el régimen de Assad sin entrar en ninguna contradicción.

Protesta en Zurich en 2012. Fuente kalasniblog

La consecuencia lógica de todo esto es la defensa incondicional de la Declaración Universal de los Derechos Humanos, sin que ésta se vea subordinada a ninguna otra consideración y teniendo clara su universalidad, es decir defendiendo el derecho de asilo y los derechos de las personas migrantes. Esta defensa debe ser un pilar básico de la construcción ideológica del movimiento verde. La defensa de la política como instrumento de cambio de la sociedad es también una consecuencia lógica de la asunción de los valores republicanos. Convertir esta visión en central de toda la acción política y del programa electoral es una forma de construir un espacio propio dentro de la oferta electoral.

cambio de modelo productivo

A diferencia de otros movimientos, nuestra propuesta debe ser una enmienda completa al sistema.

El cambio de modelo energético y el cambio del consumo suponen algo más que cambiar el carbón por las renovables. Queremos y tenemos que cambiar la forma en que nos movemos o en la que comemos.  No podemos estar defendiendo las fábricas de armas porque producen empleo.

Nuestras propuestas deben ser claras y sin ambages. La mayoría de nuestro tejido productivo debe transformarse radicalmente. La idea del crecimiento económico indefinido debe ser abandonado. Hay que defender el decrecimiento sin ningún rubor.

Debemos defender el decrecimiento sin rubor Clic para tuitear

Un concepto que nos ayudará a cambiar es el del trabajo de cuidados, que ha sido un trabajo habitualmente feminizado y minusvalorado. Sin embargo,  tiene una importancia fundamental en el funcionamiento de la sociedad y en la generación de riqueza. A medida que la mujer se incorpora al mundo laboral y desaparece del hogar como cuidadora, se producen multitud de problemas sociales que tienen consecuencias económicas. La solución pasa por la puesta en valor de esos trabajos de cuidados que debe ser asumidos de forma igualitaria por hombres y mujeres, además de por la propia sociedad.

justicia social

Ya hemos hablado de la libertad. Ahora debemos hablar de la igualdad. Este cambio de modelo productivo que propugnamos, junto con la imparable automatización, incluso de los trabajos no manuales, preocupa a las capas de la sociedad más vulnerables.

Protestas de los mineros en Asturias en 2012. fotografía de Javier Bauluz publicada en Periodismo Humano

Precariado no es una palabra, es una forma de vivir de millones de personas en Europa. La desigualdad está empezando a afectar gravemente a cómo educamos la infancia y en un par de décadas nos encontraremos con una brecha social y cultural muy profunda.

Frente a eso, la economía del bien común y la renta básica universal son instrumentos básicos que debemos desarrollar. Más allá de la discusión técnica del desarrollo de estas herramientas, nuestra postura es que no se trata de garantizar el trabajo, sino de garantizar el bienestar.

La herramienta fundamental del estado para la defensa de la igualdad es la política fiscal. Por eso el movimiento verde debe ser un abanderado en la defensa de los impuestos, incluidos impuestos como el de sucesiones tan vapuleado por la derecha. No debemos sumarnos a la demagogia fácil de creer que bajar impuestos es de izquierdas. Sin un estado fuerte no se corrigen desigualdades y sin impuestos no hay estado.

Hay que defender el pago de impuestos Clic para tuitear

Por eso la defensa de la educación y la sanidad pública, o de la ley de dependencia son políticas compartidas con otras fuerzas de izquierda pero que deben ser banderas tan verdes como la conservación de la biodiversidad. Nada de lo que pretendemos puede ser posible sin esa educación pública.

La defensa de la sanidad y educación públicas deben identificarse como banderas de los Verdes Clic para tuitear

Nuestra postura no desarrollista lleva a un concepto del urbanismo y de la planificación de la movilidad que debe ayudar a las clases sociales más vulnerables. Nuestras ideas aportan soluciones para corregir las desigualdades. La rehabilitación energética de los edificios, genera empleo, pero también ayuda a combatir la pobreza energética. Debemos ser capaces de comunicar que un mundo más verde será un mundo con menos desigualdades.

soberanía planetaria, diversidad e interculturalidad

La estructura territorial de los estados es un problema político de primer orden. El federalismo de los Verdes se basa en la visión de la diversidad como una riqueza. La diversidad lingüística es algo postivo, una riqueza a conservar y fomentar.

La patria del movimiento verde es el planeta Clic para tuitear

Como Verdes creemos que nuestra patria es el planeta y cualquier ser humano nuestro compatriota. Por eso respetamos la diversidad y la búqueda de identidad de los pueblos, sin ser nacionalistas, ni nacionalistas españoles, ni nacionalistas periféricos. Las luchas nacionalistas han sido siempre la excusa para la victoria de la derecha. Debemos disolver el problema, no resolverlo.

Yangshuo, China. Fotoblog un güeyu abiertu

El europeísmo es la solución. El sueño de una Europa de las personas que sea ejemplo de acogida y solidaridad. La Unión Europea democrática debe ser un ensayo de lo que será algún día el parlamento de la ONU. Si avanzamos en esa dirección conseguiremos que la diversidad sea respetada sin que se resienta la convivencia. Olvídemonos de los mitos históricos y construyamos un espacio donde las personas vivan bien y tengan libertad para expresar su cultura y para ejercer su soberanía.

La Unión Europea debe ser un ensayo de un futuro parlamento de la ONU Clic para tuitear

Junto con ello, no podemos cerrar los ojos a cómo integrar los flujos migratorios de los países empobrecidos hacia los enriquecidos. Si queremos evitar los conflictos en nuestros barrios tenemos que hacer políticas que escuchen a la ciudadanía y que se adelanten a los problemas. Tenemos que construir un marco de valores republicanos asumidos por la sociedad en el que vivamos con comodidad todas las culturas. Eso es la interculturalidad, un concepto que debe estar presente en nuestros programas electorales.

feminismo y pacifismo como esencia

Puede parecer que el feminismo y el pacifismo son valores asumidos por la sociedad, pero la ofensiva neofascista y ultracoservadora que ejemplifica Trump está poniendo en riesgo las conquistas conseguidas.

El feminismo y el pacifismo militante no pueden ser en el caso de los Verdes una opción o un punto del programa electoral. Junto con el respeto por la diversidad sexual deben ser banderas de primera línea y ser transversales a todas nuestras políticas.

Después de la victoria terrible de Trump hay muchas voces de la izquierda que hablan del excesivo peso que la protección de las minorías tiene en los programas de izquierdas y que eso nos hace menos populares. No podemos caer en eso. Nuestra defensa de las minorías y colectivos vulnerables (incluyo la diversidad funcional) no es un cálculo electoral. No podemos medir los votos que quita o pone el feminismo. Es nuestra esencia, o somos eso, o no somos nada.

conservacionismo radical y bienestar animal

El movimiento Verde defiende la conservación de la biodiversidad, para lo cual debe adecuarse la actividad humana a la conservación del equilibrio de los ecosistemas. Los estudios de impacto ambiental no pueden ser un trámite. Cosa que sucede demasiadas veces con gobiernos de izquierdas.

La conservación de la biodiversidad es una cuestión irrenunciable Clic para tuitear

No se trata de defender el lobo porque nos caiga bien. Se trata de conservar el suficiente número de ejemplares para que cumplan su papel en el ecosistema. Y como el lobo cualquier otra especie, salga en los medios de comunicación o no.

El avance en nuestra civilización supone aumentar nuestra empatía hacia los animales. Los cálculos electorales no pueden servir para justificar la barbarie contra los animales.

organización interna

Esto no deja de ser un aspecto ideológico, la forma en la que organizas un partido, es también una visión de cómo quieres organizar la sociedad.

Cartel de Los Verdes cedido por Jorge Neira

Si al principio hablábamos de la influencia del liberalismo en el movimiento verde, ahora toca hablar de la influencia anarquista o libertaria.

Simplificando al máximo, el fin no justifica los medios. No sirve que se sacrifique en aras de una supuesta eficiencia la democracia interna. El sello verde debe ser la radicalidad democrática en los asuntos internos.

En ese aspecto es profundamente simbólica la coportavocía paritaria. En los partidos verdes no hay ni debe haber secretarios generales ni líderes. Es curioso como el HDP turco, una coalición donde el partido verde es uno más, ha copiado la coportavocía paritaria. Eso en un país con una cultura profundamente machista y muy poca tradición democrática.

En un partido verde no puede haber secretarios generales ni hiperliderazgos Clic para tuitear

Este principio tiene que ser irrenunciable. O hay una visión libertaria y escrupulosamente democrática de la vida interna, con respeto a las minorías y sin hiperliderazgos o ese partido verde no sirve para nada. Partidos con secretario general ya hay muchos, no hace falta otro nuevo.

Igualmente el respeto a la autonomía de las asambleas territoriales y locales debe ser también un signo de identidad. Así cómo la búsqueda de la solución de los conflictos desde el consenso y el diálogo no desde la imposición de mayorías ni mediante expulsiones.

estrategia

La estrategia política y comunicativa de un partido es sin duda, también una parte de su ideología. La forma es el fondo. Si decíamos en el apartado anterior, que el fin no justifica los medios, la continuación lógica a ese supuesto es que la forma en que nos presentamos ante la sociedad debe ser también un reflejo de nuestro feminismo, de nuestro pacifismo y de nuestra visión basada en la puesta en valor de la diversidad.

Si en los párrafos anteriores hablamos de la libertad y la igualdad, en este apartado toca hablar de la fraternidad. Libertad, igualdad y fraternidad. Construir una sociedad del buen vivir, donde el diálogo y el consenso sean las herramientas cotidianas del espacio público.

Parque natural de Redes, Asturias. Autor JMFP

Para poder llevar a la práctica esta teoría tenemos que rechazar el totalitarismo ideológico. En un mundo tan profundamente complejo como el que nos enfrentamos, ninguna ideología, tampoco la ecología política puede tener “LA” solución. Aportamos soluciones y desde la diversidad política podemos cooperar con otras visiones cosmológicas para construir un futuro común. Un futuro mejor para toda la humanidad y, sobre todo, un futuro posible. Por eso no entiendo que se considere que Macron y Le Pen son lo mismo. Claro que veo los problemas de Macron, es alguien de quien discrepo completamente, pero también entiendo que tengo unos valores republicanos en común con Macron y sus votantes que no comparto con Le Pen y los suyos. Ante el fascismo no se duda.

Esto implica tener claro, haciendo referencia a los valores republicanos del comienzo del artículo, que es imprescindible la implicación política en las instituciones. Aunque busquemos una transformación revolucionaria de la sociedad que afecte a todo el planeta, debemos trabajar a través de las reformas que se consiguen en las instituciones.

Como consecuencia de esto, estoy en contra de la idea del partido – movimiento. El partido es un instrumento para actuar en la vida política del país. La sociedad debe articularse cada vez más, ocupando el espacio público con formas de organización que sean realmente independientes de los partidos. Es muy triste ver a los sindicatos, las  asociaciones vecinales u otras respondiendo a la estrategia de la dirección de un partido. El PSOE, el PP e IU han controlado tradicionalmente todo movimiento social, dinamitando la participación ciudadana.

Los movimientos sociales deben ser verdaderamente independientes de los partidos políticos Clic para tuitear

Nuestro hecho diferencial en este caso es el fomento de la independencia real de los movimientos sociales y el respeto a los mismos en nuestras relaciones. Como consecuencia, nuestra exigencia de autenticidad en los procesos de participación ciudadana.

conclusión

Existe un corpus ideológico propio que nace del anarquismo y del liberalismo que permite tener un mensaje diferenciado y claro. Existe una necesidad real de afrontar los problemas del cambio climático, de la automatización del trabajo o de la ofensiva del neofascismo.

Por tanto, no solo tiene sentido, sino que es imprescindible que la ecología política disponga de una herramienta política válida que sirva de vehículo a sus ideas en la sociedad.

  • Recibido algún comentario al respecto de “izquierda de tradición no marxista”, decir que eso no quiere decir antimarxista o que no haya una influencia marxista en el pensamiento, por supuesto. Aunque eso exigiría un análisis más profundo que el de este artículo.
Pepín Fernández

El autor forma parte del equipo promotor del blog. Es ingeniero técnico industrial y afiliado de EQUO Asturies

 

 

 

Enlaces relacionados:

El buen vivir (Rosa Martínez)

El ecosocialismo y EQUO (Rafa Font)

Nuestro concepto de la cultura asturiana (Eduardo Campomanes)

¿Es posible ser verde y nacionalista? (Eduardo Campomanes)

¿Es posible una cultura sin nación? (Eduardo Campomanes)

Hay futuro sin carbón (Florent Marcellesi)

Economía del Bien Común

Renta básica universal

Sobre la inmigración (Ignacio González)

Interculturalidad

Partido democrático de los pueblos (HDP)

Otros artículos del autor relacionados con el tema:

Manzana, naranja y uva

Compártelo con el mundo...Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Buffer this page
Buffer
Email this to someone
email
Share on LinkedIn
Linkedin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *