Revolución verde

La sociedad en la que vivimos necesita, ahora más que nunca, una auténtica revolución, un cambio profundo de la forma en que debemos entender el mundo y nuestro futuro. Esta revolución, a mi entender, debe ser verde, ¿qué significa esto?, que debe tener valores que nos permitan alcanzar una sociedad respetuosa con su gente, con su entorno, con su territorio,  y nos permitan una vida digna y lo más próxima a la felicidad posible.

l’Aberduriu, El Entrego (Asturias), fotografía de Agustín Orviz

Para conseguir esta “utopía”, la revolución debe ser en primer lugar una revolución personal, tenemos que creernos que nuestras acciones diarias son capaces de cambiar las cosas con un acusado espíritu crítico, sin miedos; esto nos lleva irremediablemente a que debe ser una revolución ética. La revolución verde es imposible sin una auténtica revolución ética en nuestra sociedad.

La revolución verde solo es posible si hay una revolución ética en la sociedad Clic para tuitear

Sin la ética, la revolución pierde todo su sentido, de hecho sin ética mejor que no haya revolución, nos  quedamos como estamos, sin ética, sin moral, sin valores. Sólo con el valor de lo que nos pueda proporcionar el dinero. Sólo con el consuelo que nos proporciona nuestra propia comodidad. Por desgracia, la realidad nos contradice todos los días, los adalides de las revoluciones modernas usan palabras buenas para conseguir resultados a corto plazo, pero no se creen lo que dicen, en su cabeza sólo está el objetivo. Siempre tienen excusas personales para no llenarse de ética, lo que vale para los demás no vale para mí, soy diferente.

No se tiene más ética por robar, engañar o defraudar poco, sino por no robar, no engañar o no defraudar.

Esta forma de funcionar se puede trasladar de la sociedad actual en todos sus ámbitos, empresas, comunidades de vecinos, asociaciones, colegios, sindicatos, grupos ecologistas, estados, comunidades autónomas, ayuntamientos, organizaciones religiosas, y  hasta los partidos políticos que deben legislar y regular todo ello en los parlamentos. Y las nuevas formaciones políticas han repetido los mismos defectos, lo cual para mí es lamentable, simplemente por buscar el objetivo sin cuidar las formas de actuación, sin cuidar su ética.

La nueva política ha repetido los defectos por no cuidar las formas Clic para tuitear

Soy afiliado de un partido político, que se llama EQUO, desde su fundación. Partido ecologista, feminista y pacifista, entre otras cosas. Debería estar libre de estos peligros por definición, se trata de un partido con co-portavoces, sin líderes, votaciones abiertas, horizontal, como los que ya no hay, y por tanto único.

Arena. Fotografía Agustín Orviz

 ¿Qué ocurre? En estos años, al no haber tenido respaldo suficiente de la sociedad, ha hecho pensar a algunos de sus miembros que todo vale para salir del ostracismo e influir en las instituciones, y lo que es peor, pienso que se ha trazado un plan organizado desde el minuto uno para engañar a las personas incautas, a los pobrecitos ignorantes que van a tirar del carro de nuestra “revolución” sin saber dónde van.

El problema es que no han medido sus tiempos, cuando han tenido la posibilidad de aplastar a los protestones , se han organizado en torno a una corriente (Equo en Acción) para cambiar las reglas del juego por mayorías, cual partido al uso.

Pero la cosa les salió mal y ahora vamos descubriendo los ignorantes, de qué iba el juego.  Todavía hay gente en Equo, espero que una mayoría amplia,  que piensa que sin ética la revolución verde es imposible.

Nota del autor para no iniciados en EQUO

Hasta la última asamblea celebrada el pasado mes de noviembre de 2016, EQUO siempre eligió a sus co-portavoces y miembros de su órgano de gestión a nivel federal con un sistema de elección personalizado, sin listas, ni grupos definidos.  En los meses previos a la formación de la tercera asamblea federal de EQUO, noviembre de 2016, el que fuera co-portavoz de la formación desde sus inicios, Juan López de Uralde, ante la aparición de algunas críticas internas dentro del partido por su manera de actuar, inicia una campaña interna que llama “Equo en Acción” a la que llama a los simpatizantes a unirse; en poco tiempo se confirma que ese movimiento nace para aglutinar  en torno al co-portavoz a un grupo de personas que pretenden presentarse a las elecciones internas del partido, con el objeto de ejercer el control del mismo.

Faustino Fernández

Faustino Fernández González, 49 años, Ingeniero Técnico Industrial (Centrales y Redes). Toda su experiencia profesional está vinculada a Asturias, siendo un profundo conocedor del tejido industrial asturiano. Ha sido empresario, técnico de empresa de montajes y actualmente es responsable eléctrico de una gran empresa  en el centro de Asturias.

Miembro de EQUO desde sus comienzos, nunca ha tenido cargos en el partido, ha sido dinamizador de Equo Oviedo y Centro, y ha participado activamente en la iniciativa ciudadana “Salvemos el Naranco”.

Compártelo con el mundo...Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Buffer this page
Buffer
Email this to someone
email
Share on LinkedIn
Linkedin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *