¿Políticos democráticos o gestores profesionales?

Conocí a Xavier Pastor muy a finales de los años 90 ya que formé parte del Consejo de Greenpeace España por elección de l@s soci@s de Asturies en dos períodos bianuales consecutivos (1998 a 2002).

Un rebeco. Fuente el blog Naturaleza Cantábrica
Un rebeco. Fuente el blog Naturaleza Cantábrica

Xavier, que fue Presidente de GP España desde su fundación en 1985 hasta 1996 y posteriormente Director Ejecutivo desde 1996 hasta 2001, me pareció una persona muy valiosa, trabajadora, competente y con capacidad de liderazgo, un auténtico profesional de la Dirección.

Por mi profesión, economista dedicado desde hace más de 30 años a la gestión de empresas en el ámbito financiero principalmente, y durante todos estos años siempre en la esfera de la empresa privada, he conocido a muchos profesionales, los comúnmente llamados “ejecutivos”, de muchas clases y con muy diferentes estilos de dirección y de liderazgo. La empresa privada suele primar la efectividad y la rapidez en las decisiones, tanto en su adopción como en la ejecución de las mismas por lo que Xavier Pastor hubiera sido un profesional muy cotizado en la misma.

El funcionamiento de Greenpeace España es ciertamente muy similar al de una empresa convencional, con un equipo directivo encabezado por un director general y con personas responsables por áreas y temas, apoyados por un conjunto de emplead@s remunerad@s y, esto sí que no ocurre en la empresa privada salvo en los clubes de fútbol, por más de 75.000 soci@s (datos de año 2000, hoy me imagino que much@s más) que contribuyen con sus cuotas y, parte de ell@s, con su trabajo voluntario, siguiendo siempre fielmente las directrices (campañas) emanadas del equipo directivo.

El funcionamiento de Greenpeace es similar a una empresa convencional Clic para tuitear

En 2001 asistí en vivo y en directo al cambio de Director Ejecutivo en GP España. El Consejo acordó no renovar su confianza en Xavier Pastor y nombrar a Juantxo López de Uralde como su sucesor. Yo fui uno de los miembros del Consejo de GP que votó a favor del cambio. Lo hice  fundamentalmente por dos razones: pienso que nadie debe estar al frente de una organización durante tanto tiempo (casi 17 años consecutivos) y no me gustaba la forma de dirigir (o de liderar como otr@s dirían) de Xavier Pastor, ya que, como bien se encargaron de explicar l@s favorables a su sustitución, era una persona autoritaria, a la que le gustaba controlarlo todo, que no admitía de buen grado las opiniones contrarias y, además, demasiado exigente con sus trabajadores.Para no extenderme más os dejo algunos enlaces que explican la historia:

Cese de XP

http://elpais.com/diario/2001/02/13/sociedad/982018809_850215.html

Dos modos diferentes de entender la organización:

http://elpais.com/diario/2001/02/18/sociedad/982450803_850215.html

Greenpeace suspende de militancia a su fundador:

http://elpais.com/diario/2001/12/20/sociedad/1008802807_850215.html

Un juez le devuelve los derechos de socio:

http://elpais.com/diario/2002/08/03/sociedad/1028325604_850215.html

Pero no he escrito todo esto para hablar de Greenpeace, organización a la que pertenezco desde su creación en España, de lo que estoy muy satisfecho y orgulloso, Escribo para reflexionar acerca de si es posible que una organización política como EQUO pueda y deba acercarse o no a ese tipo de modelo. Para mí, pertenecer a GP es el equivalente a cuando vas al cine a ver una película bien rodada, con buenos profesionales en el reparto, con un excelente director y con un guión convincente y de gran contenido social. ¿Y cómo participas? Pues pagando la entrada y si acaso aplaudiendo al final de la obra.

Pero, volviendo a EQUO, ¿realmente este es el modelo a imitar? ¿Debemos obviar o reducir la horizontalidad y la democracia participativa en aras de una supuesta mayor efectividad para conseguir nuestros fines de transformación social?.

¿Debemos reducir la democracia interna en aras de una supuesta mayor efectividad? Clic para tuitear

Mi experiencia personal (llevo en la ecología política desde 1985, primero en Los Verdes como partido federal, después en Los Verdes de Asturies como parte de la Confederación de Los Verdes y ahora en Equo) es que este es un tema repetitivo y recurrente. Por esto, lo que estamos viviendo en estos momentos en Equo es para mí un continuo “Déjà Vu” que, os lo aseguro, me llena de tristeza y de hartazgo (y con un punto de rabia también).

Lo que estamos viviendo hoy es para mí un Dejá Vú que me llena de tristeza Clic para tuitear

Con la posibilidad que hoy existe, gracias a las nuevas tecnologías de las que no disponíamos hace 20 ó 30 años, de disponer de información en tiempo real y de poder participar desde cualquier punto geográfico, eliminando fotocopias y desplazamientos, llegué a pensar a partir de la creación de Equo que, al fin, podríamos trabajar en la política desde la horizontalidad y la transparencia. El funcionamiento de Equo con programas colaborativos, votaciones on-line y por sistemas democráticos muy avanzados como el V.U.T., actas de las reuniones y acuerdos accesibles para cualquiera de forma sencilla y rápida, llegué realmente a pensar que estábamos tocando con los dedos otra forma de hacer política y que éramos un claro ejemplo de cómo se podía actuar desde y con la democracia participativa.

Pensé que con las nuevas tecnologías podríamos de verdad conseguir la democracia horizontal Clic para tuitear

Tampoco creí que iba a ser sencillo, sobre todo tras participar en la primera Asamblea Federal en 2012 que aprobó nuestros primeros estatutos y en la que pude constatar que había un buen número de personas que querían hacer un proyecto mucho más vertical y más cercano a la “vieja política”. Sin embargo el resultado fue, aunque con algunos matices que hoy nos empiezan a pasar factura, bastante esperanzador, lo que me hizo recobrar la ilusión tras pasar el mal trago de aquella ponencia de Estatutos en la que, por momentos, me parecía haber retrocedido a las peores reuniones de Los Verdes de los años 90.

En la ponencia de estatutos de 2012, pensé que habíamos retrocedido a los años 90 Clic para tuitear

En el pasado mes de septiembre, aprovechando su coincidencia con la Univerde, asistí de oyente a la última Mesa Federal de Equo. Sinceramente se me cayó el alma a los pies. Determinadas actitudes, reprochando que se hicieran preguntas u obstaculizando que se pidiera transparencia me afligieron y, a la vez, indignaron.

Alfoz de Lara, Burgos. Autor JMFP
Alfoz de Lara, Burgos. Autor JMFP

Ahora se debate sobre la  existencia de  “dos modelos organizativos diferentes” en el seno de Equo y, aunque pueda ser una forma de expresarlo y resumirlo creo que, más que dos modelos, de lo que se trata es de dos actitudes muy distintas en las personas que estamos en esta organización: una autoritaria y del “conmigo o contra mí” que pone la acción por delante de los métodos y otra mucho más basada en la colaboración, la empatía y la ternura que piensa que la forma es el fondo y que el fin no puede justificar los medios.

Las opciones autoritarias usan el 'conmigo o contra mí'. Anteponen el resultado al método Clic para tuitear

Y es que no quiero ver la función desde el sillón para únicamente aplaudir al final de la misma. Yo quiero participar de verdad, unas veces seré un actor principal, otras seré un “extra” o quien sujeta el micrófono o ayuda a montar el decorado. Quiero una película que hagamos entre todas y todos, un proyecto colaborativo, horizontal, participativo y democrático en el que el liderazgo sea solo una etapa temporal y no una función inherente a la persona, un EQUO 2.0.

No quiero ver la función desde el sillón para aplaudir a final. Quiero participar de verdad Clic para tuitear

Una vez más, como en la Asamblea de Greenpeace de 2001 mi voto será por el cambio, por la rotación de funciones y contra las actitudes jerárquicas y autoritarias.

Eduardo Campomanes
Eduardo Campomanes

Economista de profesión y miembro de Los Verdes desde 1985. Cofundador de Los Verdes d´Asturies en 1994, participa en EQUO desde su fundación en 2011. Ha formado parte de la Mesa de Coordinación de EQUO ASTURIES, de la que ha sido coportavoz, Actualmente es coportavoz de la Asamblea de EQUO-Xixón

Artículos de Eduardo Campomanes en otros medios

El concepto de Asturias

¿Verde y nacionalista?

¿Una cultura sin nación?

Compártelo con el mundo...Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Buffer this page
Buffer
Email this to someone
email
Share on LinkedIn
Linkedin

4 thoughts on “¿Políticos democráticos o gestores profesionales?


  1. Gracias Eduardo.
    A esto me apunto yo:
    «Y es que no quiero ver la función desde el sillón para únicamente aplaudir al final de la misma. Yo quiero participar de verdad, unas veces seré un actor principal, otras seré un “extra” o quien sujeta el micrófono o ayuda a montar el decorado. Quiero una película que hagamos entre todas y todos, un proyecto colaborativo, horizontal, participativo y democrático»


  2. Gracias Eduardo por la claridad con la que hablas, por tus palabras de apoyo hacia el cambio que representan Rosa y Florent tan necesario en Equo, depende de ello el que podamos ver nacer la fuerza que esta sociedad necesita, defendiendo los valores humanos, la vida de los seres vivos, las personas, en definitiva la lucha por los Derechos Humanos y la preservación de la Carta de la Tierra.
    Para mi Rosa y Florent son pilares fundamentales que este partido necesita, son un referente y una forma distinta de hacer y entender la politica, de construir cooperando, de estar al lado de las personas, desde la ternura, desde la firmeza subersiva luchando por un modelo de sociedad mas abierta, participativa, igualitaria, equanime y saludable.
    Tengo claro que una política desde la verticalidad y prácticas autoritarias, responden al modelo de vieja política, la cual nos llevará de nuevo a perder derechos, posiciones conseguidas de libertad, etc.
    Por ello tengo muy claro en estos momentos como en los anteriores, que también les vote a ellos y que si ahora no estuviera expulsado por los compañeros de VerdsEquo en Valencia, daria mi apoyo de nuevo a Rosa y Florent, pues para mi representan los principios de mis ideales en la ecología política.
    He sido militante en la ecología, desde mucho antes que muchos de los que ahora se llaman ecologistas se las den de ello, he trabajado por un mundo sin violencia, por un mundo desde la igualdad de las personas, y desde la cooperación.
    Llegamos a formar uno de los primeros grupos ecologistas en la provincia de Alicante en los años 1978, donde emprendimos un camino de lucha por la no-violencia, la paz y justicia social, fui participe de la creación el grupo de objetores de concienca ( MOC ) en momentos dificiles de represion, y cuando el servicio militar aún era obligatorio, iniciamos una serie de manifestaciones contra las centrales nucleares de Cofrentes, Asco I y otras tantas, recibiendo los duros palos de la opresión de un régimen totalitarista a través de los cuerpos de represión llamados grises, ahora policia nacional.
    Siempre senti la lucha por la Naturaleza como algo innato en mi, sintiendome parte de ella, considerandola parte de mi vida, de mi existencia y si la violamos……….., y no la respetamos, lamentaremos sus graves consecuencias; por ello es para mi tan importante que este proyecto crezca, avance pero de una forma integradora, de una forma amplia, que sume fuerzas y que no excluya a quienes podamos tener diferencias, y que aplique políticas desde una economia humanizada, desde valores educativos en la recuperación de la Europa que la mayoria soñamos, posibilitando un cambio de paradigma, de esperanzas, y sueños hechos realidad.
    Gracias por estar ahi.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *