Luchas políticas intestinas

Es un lugar común decir que las luchas intestinas son algo malo y evitable. Y que además, son protagonizadas por la izquierda. Algo que desanima a quienes quieren acercarse a la política.

En este artículo voy a intentar desmontar esa afirmación. Las luchas internas de los partidos no son cosa de la izquierda, sino que son algo consustancial a la política misma y además muy necesarias en ciertas ocasiones.

las luchas intestinas son transversales

Cuerno roto. fotografía Agustín Orviz

En las primarias del partido republicano de EE UU en 2016, Trump llamó fea a la mujer de su rival Ted Cruz y vinculó al padre de Cruz al asesinato de Kennedy. En cuanto a su otro rival Marco Rubio, durante los debates le llamaba “pequeño” Rubio, porque afirmó durante la campaña que Rubio tenía el pene pequeño. Ejemplo de espacio amable de trabajo en la derecha.

En el PP de Murcia, su expresidente acaba de marcharse del partido acusando públicamente a Rajoy de su inacción. Hay un cargo del del PP de Castilla La Mancha que ha presentado una denuncia en los juzgados acusando de fraude a la dirección nacional de su partido por las votaciones del último congreso estatal.

En el PP de Gijón, después de casi acabar a puñetazos, los críticos a los que no se dejó entrar al congreso local presentaron una demanda que ganaron, porque quedó demostrado que había varios muertos que habían resucitado para poder votar al candidato favorito de la dirección asturiana del PP. L a misma dirección que se ha cargado a los responsables de las cuentas del PP de Avilés porque no eran de fiar. Ya tiene mérito no ser de fiar en el PP. Es de Guinness.

En 1937 en plena guerra civil, los carlistas y los falangistas resolvían sus diferencias políticas a tiro limpio. Claro que eso lo solucionó Franco fácilmente, unificó a los dos partidos en uno, mandó a sus dirigentes a la cárcel o al exilio y se puso a sí mismo de jefe del nuevo partido.  No se puede negar la eficacia de la receta. Espero, por mi bien, que se haya quedado obsoleta en la España de hoy.

Las disputas internas siempre han existido en la derecha Clic para tuitear

Como vemos, las disputas internas existen en la derecha y han existido siempre.

las luchas intestinas son política

Uno de los mantras habituales de quienes mandan en un partido político es que hay que dejarse de temas internos y “hacer política”. ¿Qué es entonces hacer política y qué son esas cosas internas vanas y poco importantes?.

La primera cuestión interna que genera problemas es el censo.

Acabamos de ver cómo el PSOE ha tenido que parar el crecimiento de afiliación en Albacete. Habían incrementado el censo ya en un 40 %. Un incremento repentino del censo en un 40 % es una maniobra de una de las partes metiendo gente afín para controlar las votaciones.

En el PSOE ya han tenido episodios de esos.   En 1987, Vicente Alvarez Areces, antiguo militante del PCE ganó la votación para ser secretario general del PSOE gijonés por una veintena de votos. EL PSOE de Gijón se rompió y José Manuel Palacio, primer alcalde democrático de Gijón, se fue del partido. Pasados los años, la justicia le daría la razón sobre la forma irregular de votar, pero ya sería tarde.

La pregunta que hago a quienes no dan importancia a estas cosas es: para qué criticamos al PSOE. Total, si vamos a hacer lo mismo…luego ya vendrá el despilfarrar dinero en grandes obras, o tener consejeros procesados por corrupción sistemática. Estamos aquí para aportar algo nuevo y diferente, ¿o no?

El  sistema de votación de Podemos es completamente vulnerable y así se ha demostrado ya en demasiadas ocasiones. Es hora de dejarse de palabras y cambiar el sistema, con un censo claro y cerrado. (Al final del artículo se enlazan alguna de las muchas noticias al respecto)

En el caso de EQUO las dudas sobre el censo de la última asamblea exigen que todo el partido se comprometa a solucionar ese problema.

Si los sistemas que utilizamos no garantizan la limpieza del censo y de las votaciones,  nuestros proyectos políticos no sirven ni aportan nada. Este tema debe ser prioritario y mientras no se resuelva, no se debe avanzar.

Sin un censo limpio, nuestros proyectos no aportan nada Clic para tuitear

Otra cuestión fundamental es cómo son los sistemas de elección de los órganos de coordinación y cómo se organizan las primarias.

La ley electoral española con sus circunscripciones provinciales da la victoria al PP con muchos menos votos de los que necesita el PSOE para ganar. Zapatero tuvo 11 millones de votos en 2008 y no tuvo mayoría absoluta. El PP con casi dos millones de votos menos tuvo una mayoría absoluta aplastante en 2011. Trump con el sistema francés de voto no hubiera ganado nunca.  El sistema de avales del PP o del PSOE prohíbe de facto que haya candidaturas que no provengan de una forma u otra del aparato.

Por eso, aunque su desarrollo exige otro artículo, tenemos que tener claro que el cómo se organizan las votaciones predetermina el resultado. Es lógico que debatamos sobre esto, incluso agriamente. Está en juego la capacidad de auto renovación de nuestros proyectos.

Otro asunto que genera tensiones internas es la limitación del número de cargos y del número de mandatos.

Vidiras, Castrillón, Asturias. fotografía de Agsutín Orviz

Quien acapara cargos, acapara visibilidad y eso en estos tiempos es tanto como asegurarse votos. Acaparar cargos es asegurarse que nadie va a adquirir relevancia suficiente para hacerme sombra. Es también una forma de garantizarse el poder. La democracia solo puede asentarse sobre la no acumulación de cargos y la limitación de mandatos. Luchar por eso en nuestros proyectos es luchar por cambiar la sociedad. Es luchar por mejorar.

Finalmente en el capítulo de los oscuros asuntos internos está la Comisión de garantías o de respeto y los expedientes disciplinarios.  ¿Qué mejor para controlar un partido que poner en los puestos de “vigilancia” a alguien que diga que la  jefa es “sobrehumana”?. Así podemos garantizar que, si hace falta, se expulsa al que molesta y santas pascuas. ¿Cómo podemos creer que una persona que acepta esos tejemanejes dentro del partido va luego a querer una justicia independiente?

Para cambiar los jueces del PP y del PSOE por jueces “míos” no estoy en esto. Quiero una justicia independiente y sin aforados. La realidad es que no podemos ser creíbles para la sociedad sino somos capaces de hacerlo dentro de nuestros partidos. O somos capaces de encontrar un modelo democrático que garantice la independencia de nuestras comisiones de garantía, o no podemos salir ahí fuera a decir a la gente que confíen en la nueva política.

Si crees en el estado de derecho, lucha por él en tu partido Clic para tuitear

Obras son amores y no buenas razones. Si de verdad crees en el estado de derecho, empieza por luchar por él en tu propio partido, lo demás es demagogia.

Todos estos aspectos y algún otro son fundamentales para ser creíbles y para ganar.

la estructura territorial

La estructura territorial del estado español y su financiación es uno de los problemas fundamentales de la política española. En cuanto al futuro de Europa, está marcado también por los conflictos de financiación y de cesión de soberanía.

¿Somos creíbles los nuevos partidos cuando decimos ser capaces de afrontar ese reto si no lo solucionamos dentro? Pedimos una república federal y actuamos de forma confederal con quien es fuerte y centralista con el territorio más débil que se deja dominar. En España, todos los partidos políticos han olvidado la teoría política para funcionar exclusivamente con la ley del más fuerte. Hasta el propio PP, el crisol del nacionalismo español, tiene estructura interna asimétrica.

La izquierda no podrá realmente ganar mientras no resuelva la cuestión territorial Clic para tuitear

Creo firmemente que la izquierda no puede hacerse con este país y cambiarlo, mientras no sea capaz de resolver esas tensiones. Y no podrá hacerlo mientras no sea capaz de gestionarlo internamente.

Mi opción es el federalismo. Un federalismo simétrico, donde todo el mundo sea tratado por igual.

definir La estrategia no es una lucha intestina

Una decisión fundamental en Unidxs Podemos en estos momentos es cómo se va a articular esta alianza en el futuro.

Sea cual sea nuestra postura, debe partir de la transparencia y de la honestidad en su defensa.

El Sablón de Bayas, Castrillón. Asturias. fotografía de Agustín Orviz

No me oculto. No creo en la unidad, creo en la cooperación desde la diversidad. Entiendo que alguien pueda proponer la desaparición de todos los partidos dentro de uno más grande, pero exijo que se hable claro y se explique. Si no es así, no hay democracia, sino búsqueda de buenas posiciones al abrigo del “gran líder”. Contar con las bases no es hacer un referéndum in extremis donde tienes lentejas, si quieres las tomas, si no las dejas. Democracia es participar del proceso desde el principio.

No me vale trabajar para algo sin saber hacia dónde se dirige el barco. No soy un esclavo atado al banco de remeros, soy un marinero libre que trabaja por la libertad. Y no hay libertad si no hay información.

Una fusión encubierta no es democrática. Las bases deben participar del proceso Clic para tuitear

Creo que, en este caso, la postura de Iglesias y su círculo, como la de Garzón y la de Uralde es ir a una fusión encubierta. El entreguismo hacia Pablo Iglesias me resulta difícil de comprender si no es así. Y eso son lentejas. Y yo no quiero lentejas, a mí que soy asturiano, me gusten más les fabes, qué le vamos a hacer.

los garbanzos y las luchas intestinas

Hablando de legumbres, nos quedan los garbanzos. En contra de lo que dice la propaganda neoliberal y una parte de la izquierda asume, la gente que está en política come todos los días. Incluso en algunas fiestas, come marisco. Y los hijos de la gente que está en política destrozan los zapatos jugando al fútbol. Y los pantalones que compraste hace bien poco le quedan pequeños a la cría, que no para de crecer.

La gente que está en política también come todos los días Clic para tuitear

Dejémonos de ingenuidades. La política debe tener personas dedicadas a ella a tiempo completo y bien pagadas. Más de tres veces el salario mínimo.

Lo que tenemos que intentar es que, después de un tiempo, las personas que están en ella se vayan y se renueven los cuadros de los partidos. Hay que buscar personas que tengan un modus vivendi al margen de la política.

El gran problema lo tenemos cuando nos encontramos con cincuentones que saben que esto es lo que hay y qué no van a poder ir a otro sitio. Así, se agarran como lapas a la política y cargan con violencia contra quien les cuestiona. Están defendiendo su propia supervivencia personal. Los garbanzos de sus hijos.

La limitación de salarios no protege de nada, al contrario. Con tres veces el salario mínimo no vas a poder generar mucho ahorro en pocos años, por lo que vas a intentar no irte al paro como sea.

Más allá de los cargos electos, están los garbanzos de los puestos de trabajo generados en los partidos y en los grupos municipales y parlamentarios. Si no hay transparencia, si coloco ahí a los amigos, las luchas intestinas son luchas de poder de clanes que defienden sus intereses. En ocasiones, literalmente, su supervivencia y la de su familia.

Parlamento Valenciano. Fotografía de la Unió de Periodistes de Valencia.

Valencia es sin duda un buque insignia  de la izquierda española. Necesitamos que salga bien para poder hundir a esta derecha cavernícola que tenemos. Nos jugamos mucho en Valencia. Cuando leo los conflictos que hay en la Consejería de medio ambiente, no veo un conflicto político, veo a gente gritando qué hay de lo mío. Y eso deriva de la falta de transparencia en la contratación y la selección de los diferentes puestos de confianza.  Para eso sirven los procedimientos, para evitar estos problemas.

En definitiva, respetar los procedimientos es garantizar que vamos a volver a ganar, es trabajar por la hegemonía social de nuestro proyecto.

conclusión

La conclusión final es que quien hace propaganda contra las críticas internas es porque quiere conservar el poder. Quiere que se hagan las cosas como Dios manda y ya se sabe, Dios manda que mande él. Como Erdogan, como Franco, como Rajoy.

La propaganda contra las críticas internas se hace para conservar el poder Clic para tuitear

Pero el mundo se mueve con la gente libertaria que levanta el dedo. No te cortes, levanta el dedo, pregunta, inquiere, lucha, que nadie te diga lo que tienes qué pensar ni lo que tienes que decir.

Camarada Echenique y otros, lo haré como me da la gana y ni tú ni nadie tiene derecho en democracia a marcar lo que está bien y lo que no.

Mi objetivo es cambiar la sociedad, no conseguir escaños. Los escaños son un medio, no un fin en sí mismos. Por eso quiero cambiar el partido, para ganar y cambiar el mundo.

Nota: Los enlaces están resaltados en azul, pinchando sobre ellos lleva a las noticias que aclaran lo que se dice en el texto.

Noticias sobre el censo de Podemos:

Baleares

Valencia

La Rioja

Canarias

 Fallos en el registro

Dimisión informático

Origen de la fotografía de Camps abrochándose la chaqueta:

Exposición de fotografía censurada

Sobre el episodio de la unificación de partidos en el franquismo y los sucesos de Burgos en abril de 1937 recomendamos «La biografía política de Franco» de Javier Tusell.

El autor del artículo, Pepín Fernández es parte del equipo promotor del blog y ha escrito ya varios artículos en el blog:

Yo acuso protesto y me rebelo

Compártelo con el mundo...Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Buffer this page
Buffer
Email this to someone
email
Share on LinkedIn
Linkedin

6 thoughts on “Luchas políticas intestinas


  1. «Mi objetivo es cambiar la sociedad, no conseguir escaños. Los escaños son un medio, no un fin en sí mismos. Por eso quiero cambiar el partido, para ganar y cambiar el mundo.»

    Mi objetivo es cambiarme a mí mismo, si no me cambio a mí mismo no podré cambiar el partido. Si el partido no cambia no podré cambiar la sociedad.

    Siempre aprendiendo de tí Pepín, munches gracies.


  2. Genial Pepin, has diseccionado con gran lucidez y exactitud los males ocultos que carcomen a cualquier organización política tradicional, y por desgracia, tras las malas prácticas impuestas por la cúpula de VerdsEquo en Valencia, nos estan afectando como al que más.
    Como verde y libertario de toda la vida creo que nuestra actitud y accion de honestidad, transparencia y respeto a la democracia participativa, deben seguir siendo un referente para la Ecologia Politica y cualquier partido Verde.

    Miguel Angel Ferris
    (represaliado por la cúpula de VerdsEquo y promotor de la «Ruta del Despilfarro» que ayudó a desalojar al PP de las instituciones en Valencia).


  3. Pues por mi parte, jamás apoyaré que desde Equo se paguen salarios de más de 3 veces el SMI, si alguien quiere ganar más que se dedique a otra cosa. Luego hablaremos de decrecimiento y de simplicidad voluntaria …


    1. Ante todo muchas gracias por leerme y comentar. La economía del bien común lleva hasta 12 veces la relación entre el salario menor y el salario mayor. Lo que tenemos que ver cómo es la vida de una persona que es eurodiputado o diputado. Qué exigencias tiene y qué va a apasar cuando acabe su trabajo. Si estás dejando un trabajo que te da estabilidad y te exige menso esfuerzo, es lógico que al menos mantengas el poder adquisitvo, cuando estás perdiendo esa estabilidad y también dedicando muchas más horas y viajando. En mi caso, por ejemplo, si me dedicara a la política (no está en mis planes, que quede claro) tendría que pagar a una persona para hacer albores domésticas, pues tengo críos pequeños y su madre trabaja. Eso con mi trabajo actual no sucede. Por tanto ese gasto debería venirme dado por la política. Igualmente, ahora mismo tengo un trabajo estable y si me echaran tendrían que pagarme una indemnización. Si me voy a la política, pierdo esa estabilidad. El limitar los salarios con límites muy bajos no impide la corrupción y sin embargo puede echar a gente de la política. Mi propuesta es 3 veces el salario mínimo en política local o autonómica. 5 veces para cargos ejecutivos en municipios de más de 50000 habitantes o autonomías. 7 veces salario mínimo para cargos políticos estatales. 10 veces para cargos políticos europeos. 12 veces para el gobierno del estado.
      Si te apetece contarnos tu opinión más por extenso, publicaremos tu artículo.
      Un saludo.


      1. Bueno Pepín, por aportar sobre este tema que me parece importante, si queremos que la política, en general, y sus formas y prácticas sean diferentes a lo que conocemos hasta ahora y que genera tanto rechazo, deberíamos tratar de institucionalizar otra forma distinta de ejercerla y practicarla. En el programa electoral de Equo para las elecciones generales de diciembre de 2015 (Bloque de Democracia y Libertades, Capítulo 1.2 Democracia participativa) se apuntaba una propuesta para abordar este asunto, bien en el ámbito estatal, y si no fuera posible en el autonómico, mediante la elaboración de un Estatuto de la Función Política que trataría de cambiar los usos y costumbres actuales (netamente elitistas y endogámicos) por otros que contemplasen la realidad del ejercicio de la política en todos sus aspectos (retribuciones, incompatibilidades, condiciones de entrada y salida de los cargos electos y miembros de gobiernos, las implicaciones respecto a la compatibilidad con la vida personal , etc…).
        Un saludo

        Alfonso


  4. Yo tampoco dejaría mi trabajo para cobrar menos, tampoco para cobrar más. Lo que hay que tener en cuenta son las realidades personales y familiares. No es lo mismo una familia monoparental sin apoyos familiares que otro tipo de familias con apoyos.
    Hay que pensar desde la realidad. Qué es mejor que una persona se vea en dificultades económicas en un puesto político con responsabilidades? Me parece más peligroso…
    Para mí el minimo referente sería el de un/x funcionarix públicx con la categoría correspondiente y atendiendo a las realidades personales y familiares y geográficas. A la política no se debería ir a enriquecerse pero tampoco a estar preocupado por llegar a fin de mes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *