De líderes y ovejas

Hace unos meses leí una interesante discusión sobre si es necesario y/o bueno que existan líderes.

Yo reconozco que la palabra “líder” me pone en guardia, inmediatamente recuerdo los grandes líderes estudiados Mussolini, Hitler…no sé por qué pero ese término lo asocio a ese tipo de personajes y reconozco que la palabrita me pone nerviosa.

Avellano, Asturias. Autor Marcelino Galán
Avellano, Asturias. Autor Marcelino Galán

En Equo no hay líderes en ese sentido, no hay una persona que de órdenes y los demás acatemos, hay coportavoces y eso es muy diferente y a mí, personalmente, me gusta mucho más. Otras compañeras sostenían que era inevitable que hubiera líderes y que además es imprescindible que los haya. Y sí, creo que tienen razón, es inevitable que existan personas que tienen una inteligencia y una visión superior a los demás (por la rapidez en ocasiones y por la nitidez con que ven los grandes problemas y sus soluciones, por ejemplo) y debemos agradecer que existan y aprovechar esa inteligencia en favor del colectivo.

A pesar de todo sigo sintiéndome nerviosa con el tema del liderazgo y es que, si lo pienso bien, lo que me pone más nerviosa no es tanto que existan líderes (muchas veces innatos) sino que existan ovejas, me explico. Cuando hay una persona a la que se considera líder se tiende a olvidar que todas las personas pueden y deben pensar por sí mismas, que debemos analizar que consideramos adecuado o no, con independencia del pensamiento o criterio del líder. Lo que temo es que vuelva a repetirse la situación de obediencia ciega a lo que diga el gran líder y nos olvidemos de ejercitar nuestras neuronas. La Historia mundial nos dice lo equivocada que es esa forma de actuar pero a las personas nos cuesta aprender y aprovechar las experiencias erróneas ajenas.

No me ponen nerviosa los líderes, sino las ovejas Clic para tuitear

Seguramente si existieran líderes que se dieran cuenta de ese problema y lo combatieran yo no tendría problemas pero suele ocurrir, se ve en todos los partidos, que las personas que lideran un partido (sean o no de forma innata líderes ellos mismos) se rodean de una cohorte de personas afines que, a lo mejor me equivoco, trabajan para evitar que su líder sufra en lugar de trabajar para que su líder adopte las mejores decisiones colectivas.

Entre todas se construye mejor Clic para tuitear

Y no sé porque razón sucede esto pero me aterra que este país se convierta en pasto de ovejas (y perdón por la metáfora) en un país en el que menos del 1% piense libremente y analice las cuestiones que se le presentan a diario y prefiera seguir el pensamiento de otra persona en vez de buscar sus propias respuestas.

No comprendo qué satisfacción puede dar pensar y decidir por las demás Clic para tuitear

Y tampoco llego a comprender la satisfacción que puede encontrar ese líder en pensar y tomar decisiones por los demás. A mí me parece más sencillo compartir responsabilidades, no solo porque al final no eres tú la responsable de nada directamente y únicamente sino que se adoptó una decisión (buena o mala) tras escuchar a otras muchas personas y tras haber votado las mismas. Entre todas se construye mejor y la corresponsabilidad permite que podamos dormir tranquilas sin llevar más peso del necesario.

Indicador al pueblo de Mataoveya. Autor Carlos Charro
Indicador al pueblo de Mataoveya. Autor Carlos Charro

Y vivo tranquila en mi pequeño país ideal donde existen no uno sino varios líderes (muchos de ellos sin cargo alguno en el partido) que no quieren imponer sino solo participar y buscan la corresponsabilidad en la adopción de decisiones, rodeados de personas y no de ovejas que esperan las instrucciones del pastor para ir o venir y me siento orgullosa de tenerlos como amigos con los que poder hablar, discutir y al final conseguir, entre todos, buscar la mejor solución a cualquier situación que se presente.

Por eso espero que en mi partido no exista un líder, director general ni secretario general sino lo que hay, coportavoces, que transmiten lo que desde las bases se dice, y los líderes (no uno sino cuantos más mejor) necesarios para caminar cada día mejor se encuentran en todas las instancias desde la afiliación básica hasta en miembros de nuestros máximos órganos. Que nadie confunda pues escenarios y que nadie piense que somos “ovejas”.

Olga Álvarez
Olga Álvarez

Olga Álvarez, mierense afincada en Oviedo es abogada, conocida por su defensa profesional del medio ambiente. Entre otras cosas consiguió parar la construcción de una incineradora de basuras en Asturias representando a los Verdes de Asturias.

Dentro de la coalición IU – Los verdes, fue concejal en Mieres entre los años 2007 y 2014. Los primeros 4 años en la oposición y los siguientes 3 en el gobierno.  Durante los años de gobierno, el equipo en el que trabajaba se vio obligado a afrontar una situación economómica ruinosa para el municipio luchando por mantener los servicios públicos en un contexto de grave crisis. En concreto como presidenta de la empresa municipal de autobuses urbanos trabajó para conseguir su viabilidad económica e impedir su cierre. En 2014, debido a la ruptura de relaciones entre Equo e IU presentó su dimisión, de acuerdo con el mandato de la asamblea.

Actualmente es coportavoz de Equo Asturies.

Artículos escritos en otros medios:

Un poquito de respeto

Cogersa

Compártelo con el mundo...Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Buffer this page
Buffer
Email this to someone
email
Share on LinkedIn
Linkedin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *