Idolotrar al ego, o ser parte del cambio

Equo en estos momentos para mi forma de ver, esta en una encrucijada, en la de convertirse en una verdadera alternativa social, o convertirse en un episodio de crónicas de una muerte anunciada.

¿Por qué digo esto?: sencillamente, por todo lo ocurrido en estos últimos tiempos, siendo triste ver como las luchas internas reflejan claramente posturas sobre qué partido queremos, con tendencias que quieren imponer una visión de partido única, y ello nos lleva a una disyuntiva interna dividiendo más que unificando y enriqueciendo.

Pico Monsacro, Asturias, fuente el blog Un güeyu abiertu

Me hace pesimista ver  cómo ha cambiado un partido de grandes ideales en los que yo creí y por los cuales me integré, ejerciendo prácticas  como el resto de partidos, a los que hemos criticado. También hemos caído en  burdas y banales conductas poco éticas,  astucias bien organizadas con el fin de ganar posiciones en las asambleas desde posturas  impositivas, poco democráticas, y despechando a otr@s compañer@s que han querido presentarse para dar un nuevo rumbo.

Decimos que tenemos que luchar por conseguir una sociedad mejor, más justa y solidaria. Eso es correcto pues las multinacionales, el poder de los poderosos y la inconsciencia colectiva, ya que participamos del desastre, estamos llevando la vida a una catástrofe ambiental de indescriptibles dimensiones, y o bien despertamos de nuestro letargo y salvamos nuestro planeta de su agonía, o sufriremos irremediablemente esa agonía.

Mientras, dentro, tenemos el «o estás conmigo o estás contra mí». Dos visiones distintas de como afrontar los problemas a los que nos enfrentamos hoy en día. ¿Somos conscientes de la grave situación planetaria a la que nos lleva nuestras conductas, de la necesidad de hacer cambios políticos, estructurales y económicos?. Frente a eso se nos ciega la mente y nos lanzamos mantras unos a otros

Sin embargo hay un aspecto que apenas le damos importancia, y que a mi modo de ver  es, tan o más importante, profundo y radical….., me refiero a un cambio interno, un cambio en nuestras actitudes, formas de pensar,  relacionarnos y sentir con los semejantes, un cambio contra la indiferencia, la intolerancia, los egos personales, aprendiendo desde el respeto, pues interpretamos como enemigos a quien parece contrario a nuestra ideas.

Hemos de aprender a ser más tiernos , tolerantes y empáticos con las demás personas, pués es lo que determina la grandeza de un gran proyecto desde la ecología política, y la grandeza de las personas, en el que podamos integrar sensibilidades y formas diferentes de pluralidad, esa es la riqueza de un proyecto»

Cuando tocas las emociones, cuando sabes escuchar y estar cerca de las inquietudes y necesidades de las personas, es cuando logras crear empatía e interés en los demás, es así como logras acercar a las personas y compartir con ellas tus sueños, tus ilusiones, siendo capaz de crear esa sintonía y armonía con tu entorno, y es cuando logras cambiar muchas cosas en la realidad social.

En esta etapa que estamos viviendo de cambios revolucionarios, de una sociedad que agoniza, y de una naturaleza que se desangra, siempre ha estado detrás la intervención de la mano del ser mal llamado humano.

Somos el animal y ser más primitivo que se encuentra en la creación de este planeta, seguimos enalteciendo las bajas pasiones, los bajos instintos y las conductas más despreciables y bajas, nos cerramos al cambio en vez de generar un mundo mas agradable, bondadoso, saludable y justo para todas las personas. Lo estamos convirtiendo en todo lo contrario, enfrentamientos personales, entrando en contradicción constante con nuestras ideas, entrando en contradicción con nuestros intereses personales, ante la lucha por el bienestar y dignidad de toda la humanidad.

Compañer@s creo que necesitamos un cambio más allá de las apariencias, no hace falta dar la impresión de querer cambiar el planeta, si antes no hemos sido capaces de cambiar en lo más íntimo y personal, en lo cercano, en relación con las personas, viviendo con ellas en armonía, aceptando sus limitaciones y errores y aprendiendo de ellas.

Necesitamos a mi modo de ver, hacer un Equo nuevo desde la pluralidad y diversidad de opinión, desde la amabilidad en el trato con el semejante, y no buscando el enfrentamiento contínuo, si no mas bien construyendo desde el respeto y la paz, saber perdonar y perdonarnos a nosotr@s mism@s.

Pinilla Valdería, León. Autor Marcelino Galán

Si no somos capaces de tener ese cambio, por mucho que queramos luchar, por un cambio planetario, por la igualdad de las personas, la justicia social o cualquier aspecto de injusticia en la vida, si antes no hemos aprendido a girar la mirada hacia nuestro interior, en un cambio profundo en positivo de nuestras actitudes, poco lograremos cambiar, la prueba la tenemos en que luchemos contra lo que luchemos, el mundo sigue cada vez más, viviendo en la materialidad, en las conductas del tener más que en la expresión del ser, provocando desigualdades sociales, enfrentamientos raciales, de género, culturales y religiosos, y eso es síntoma de una inmadurez humana profunda por, falta de AMOR.

En fin ahí dejo parte de mi reflexión y espero que a buen entendedor, con pocas palabras basta.

Quien quiera oir que oiga y quien quiera ver que vea.

Decia un tal Jesús de Nazaret en su época ya hace mas de 2000 años, que no podemos servir a dos señores, a Dios y al dinero, y que cuando las cosas se hacen desde el amor la vida cambia, mejora y evoluciona hacia una vida mas digna y justa.

Desde mi exilio militante queria compartir mis sentimientos. Ahora embarcado en nuevos horizontes de lucha por un mundo más solidario, más justo y más humano, trabajando por alternativas desde la Economia del Bien Común y las Monedas Complementarias.

Fulgen Tortosa

Fulgen Tortosa, valenciano y exafiliado de ELS Verds EQUO ha escrito ya varios artículos para Verdes y Libertarias

 

 

Reflexiones para un buen hacer político

Compártelo con el mundo...Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Buffer this page
Buffer
Email this to someone
email
Share on LinkedIn
Linkedin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *