EQUO, una mirada desde el análisis

Hace ya más de 5 años del momento en que me asomé a EQUO por primera vez aquel 4 de junio de 2011 en El Olivar de Madrid. Desde niño y hasta entonces seguía la actualidad política muy de cerca y poco más.

Fotografía del autor
Fotografía del autor

Mi percepción en ese momento era que los partidos políticos existentes no invitaban a involucrarse. Me parecían organizaciones endogámicas y cerradas bajo el control de una una minoría y definidas en una dualidad aparato-bases. Organizaciones con estructuras y luchas de poder en donde priman las lealtades acríticas antes que fomentar la riqueza de la diversidad. Organizaciones donde conseguir más cuotas de poder primero internas, luego en lo institucional y, finalmente, más recursos llevan al partido por el camino de la “operatividad” y la “eficacia” dejando olvidadas lógicas inclusivas con todas las personas en la organización y los procesos abiertos a la sociedad.

Los partidos hasta 2011 me parecían endogámicos y controlados por una minoría Clic para tuitear

En plena crisis socioeconómica y con la crisis política ya ocupando un espacio central, se echaba en falta la dimensión ecológica en el panorama político. Había partidos verdes, pero la idea de que no se llegaría a una mayor equidad social de forma duradera sin iniciar un cambio de modelo de producción y consumo o sin introducir el concepto de la solidaridad intergeneracional no parecía muy presente en el debate público.

Y me encontré en EQUO un espacio donde se podía dar una respuesta integral a ambas carencias, la del modelo de partido clásico y la de la ausencia de la dimensión ecológica a partir de una misma lógica: la transición a un nuevo modelo de producción y consumo no se puede sustanciar sin una participación más plena de la sociedad en las complejas decisiones y profundos cambios colectivos e individuales que esa transición hace imprescindibles.

Buscaba un espacio para mejorar el modelo de partido y se abordase la crisis ecológica Clic para tuitear

En ese escenario los partidos políticos tienen que resultar herramientas útiles para ese gran diálogo colectivo. Y EQUO nacía, aun sin haberse definido plenamente, con las condiciones óptimas para ser vector de cambio en esa dirección. Quizás entonces yo no lo habría formulado de esta misma manera. Seguramente fue más bien una intuición de que había una oportunidad única. Y de esa manera me lancé de cabeza a la absorbente actividad política del día a día de una organización con todo por hacer y rodeado de la ilusión de muchas otras personas compartiendo un objetivo común.

El eurodiputado Florent Marcellesi con un grupo de simpatizantes. Fotografía del autor
El eurodiputado Florent Marcellesi con un grupo de simpatizantes. Fotografía del autor

En estos 5 años y medio he participado de manera intensa en el camino desde el anhelo frustrado del diputado en las generales de 2011 hasta las europeas de 2014. Y durante el largo ciclo político que ha ido desde el eurodiputado de Primavera Europea hasta el cierre de este 2016 “en funciones” con 3 diputadxs EQUO, Rajoy Presidente en minoría y presencia institucional de EQUO desde lo europeo y lo estatal a lo local y lo autonómico.

Se han manifestado en todo este periodo una serie de tensiones y carencias recurrentes. Destaco 3 que me parecen fundamentales:

-El nicho del activismo medioambiental vs. el competido espacio de las ideologías globales:

A veces nos hemos atrincherado o dejado arrinconar en lo que se espera de un partido ecologista. Por parte de una sociedad con escasa tradición de partidos verdes en el debate público, y por parte de los medios de comunicación, se espera que tengamos algo que decir en los temas relacionados con el medio ambiente y ni se espera ni parece importar lo que tengamos que decir sobre otras cuestiones. Es natural retroalimentar esas expectativas y acomodarse en este estrecho hueco del escenario político. Dejarse atrapar en un círculo vicioso y seguir haciendo “lo que nos funciona”. Resulta sin duda mucho más complejo el reto de articular y mantener actualizado un relato de la ecología política como solución integral que conecte y enganche con la sociedad y sus necesidades. Ir más allá del ya de por sí escurridizo votante verde pasa necesariamente por dar respuesta a este reto.

Nos hemos dejado arrinconar en lo que se espera de un partido ecologista Clic para tuitear

-Programas que ya elaboramos vs. Mejora continua de nuestras propuestas con procesos colectivos:

Fotografía del autor
Fotografía del autor

Nos hemos llegado a creer que nuestras propuestas y programas son especialmente rigurosos, novedosos y merecedores de que estuviéramos orgullosxs de lo que EQUO ofrecía. ¡Si hasta nos copiaban! Sin embargo no hemos sido capaces de que nuestros mecanismos de elaboración colectiva de contenidos políticos fueran consolidándose y fortaleciéndose sino más bien al contrario: Han caído en desuso y desgraciadamente no hemos seguido renovando, actualizando y mejorando nuestro cuerpo programático como hubiera sido deseable. Un elemento clave en esto es la ruptura del círculo virtuoso de la participación en los grupos temáticos: Si el tiempo y esfuerzo dedicados a participar se perciben como útiles y los contenidos políticos son recogidos en notas de prensa, en la acción política de los cargos electos, en declaraciones públicas… se incentiva la participación y esta va a más. Y a más participación los contenidos producidos son mejores y más útiles por lo cual desde más ámbitos de la organización se busca su ayuda. Por el contrario si la acción política no cuenta con la ayuda a ese trabajo de base y no se nutre de sus contenidos, la participación irá a menos y no se solicitará ayuda a unos grupos escasamente activos. Si seguimos así no estaremos generando contenidos políticos a la altura de las necesidades de nuestros cargos electos para darles el soporte que necesitan y estaremos debilitando nuestra acción política.

Si la acción política no se nutre del trabajo de base, la participación irá a menos Clic para tuitear

– La diversidad como complejidad vs. la diversidad como riqueza:

La diputada Rosa Martínez. Fotografía del autor
La diputada Rosa Martínez. Fotografía del autor

Hablamos de cooperación con otrxs y sin duda este es el camino para tener una capacidad real de cambio pero cuando trabajamos junto a otros partidos para configurar candidaturas hemos caído en las lógicas de la competición por los puestos en las listas, por la prevalencia de nuestras propuestas y por la visibilidad de nuestra marca. Esa dinámica de la competición estamos viendo cómo acaba penetrando nuestra organización. Tenemos el riesgo de introducir un mayor grado de competitividad interna, de no saber gestionar la riqueza que hay en la diversidad de pareceres y opiniones. Las personas que elegimos para nuestros órganos internos pueden actuar según su mejor criterio, dar por supuesto que a la mayoría no les interesa ni pueden leer largos documentos ni participar de manera habitual y consultar puntualmente las cuestiones importantes. O también pueden trabajar desde la concepción de que una parte fundamental de su tarea es dar marcos de síntesis que faciliten que cualquiera pueda, sin tener que leer esos largos documentos, participar de la deliberación y se haga posible la puesta en marcha de la inteligencia colectiva y un modelo inclusivo con todxs: Lxs que tienen mucho tiempo y lxs que no, lxs que quieren decidir sobre cuestiones orgánicas y lxs que no…. Podemos tener órganos internos en donde haya una mayoría que anule las aportaciones de la minoría en una lógica de lucha de poder o podemos tener dinámicas de cooperación donde cada persona responde de sus propias opiniones y decisiones y estas no se sometan a lealtades y grupos de pertenencia. Una vez más la tendencia que hemos visto es a la polarización en grupos de afinidad y decidir por todxs salvo cuando es obligado consultar en lugar de hacer ese esfuerzo extra que supone facilitar la participación de todxs.

Ha habido polarización en grupos de afinidad y no se trabajó para facilitar la participación Clic para tuitear

Acabado este ciclo electoral estamos en un momento decisivo entre dejar que cristalicen esos riesgos o dar un salto cualitativo. Hemos sido capaces, desde la cooperación en las confluencias municipales, de transformar desde los ayuntamientos la realidad más cercana a la ciudadanía. Hemos accedido a la presencia institucional en los parlamentos y gobiernos autonómicos. Hemos sido un elemento clave en la cooperación con lxs socixs de Primavera Europea y con nuestra familia política en el Parlamento Europeo. Hemos podido ser visibles como actor político relevante en el escenario político estatal. Y construyendo a partir de todo eso que hemos conseguido tenemos ante nosotrxs una oportunidad única para responder al ambicioso reto que yo vi hace ya más de 5 años: Liderar un debate profundo y abierto a toda la sociedad sobre la imprescindible transición a un nuevo modelo de producción y consumo.

Tenemos una oportunidad única para trabajar por el cambio de modelo productivo Clic para tuitear

Pase lo que pase en estos próximos días hasta que acabe nuestra III Asamblea Federal el próximo domingo yo seguiré apostando por EQUO como el proyecto político en el que creo y al que aporto de diferentes maneras en diferentes etapas.

Florent Marcellesi y Rosa Martínez sabrán abrir la organización a la participación y el diálogo Clic para tuitear

Y mi apuesta sin duda alguna para afrontar este crucial momento para EQUO son Florent MarcellesiRosa Martínez como coportavoces federales. Creo honestamente que son quienes tienen la capacidad y visión necesaria para responder a las tensiones clave en EQUO con soluciones que profundicen aquello que nos aporta un valor añadido y diferencial. Les sé capaces de impulsar la elaboración de contenidos rigurosos y potentes, de que podamos traducirlos en un relato que conecte con las necesidades de las personas. Se que sabrán hacer compatible la acción política relevante con la apertura de nuestra organización como espacio de construcción participativo y dialogante. Sé que sabrán aprovechar nuestro enorme capital humano e intelectual para generar y actualizar propuestas concretas desde la ecología política aplicables a la realidad y necesidades de nuestra sociedad.

Sergio Aguilar
Sergio Aguilar

Perfil del autor, Sergio Aguilar:

Mi vida profesional se desarrolla en el mundo de la cultura (música, artes plásticas, libros, museos…). Formo parte de EQUO casi del mismo momento en el que pasé de ser un espectador muy interesado la política a un activista en 2011. Desde entonces he participado de manera intensa y en distintas tareas y responsabilidades en este proyecto. Se habla de que el ciclo del 15-M se ha cerrado pero seguimos estando en un momento de un alto nivel de politización de la sociedad y sigo creyendo en una concepción de la política en la que esta no es una actividad profesional más o una ocupación para el tiempo libre de una minoría de activistas sino una forma de implicación colectiva que permee toda la sociedad.

Esta es la candidatura de Rosa Martínez y Florent Marcellesi a la que hace referencia el autor del artículo:

EQUO 2.0

Queremos aclarar que seguimos con la voluntad de ser un blog abierto a todas las personas o grupos que se mueven en este espectro ideológico. El hecho de publicar en las últimas semanas artículos dedicados a EQUO se debe a la cercanía de la Asamblea Federal y el hecho de haber publicado artículos en su mayoría de personas afines a una candidatura, es debido a que, salvo una persona, nadie de la otra candidatura ha enviado artículos.

Compártelo con el mundo...Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Buffer this page
Buffer
Email this to someone
email
Share on LinkedIn
Linkedin

2 thoughts on “EQUO, una mirada desde el análisis


  1. Como siempre, haces tus razonamientos de una forma clara (que no concisa, como yo) pero que es fundamental y sabes que te admiro por ello. Creo que te lo he dicho en varias ocasiones y si no lo repito. Sergio tu vales mucho y creo que eres una de las pocas personas en Equo que se sabe los Estatutos y resuelve desde la legalidad de una organización que hemos hecho entre todos. Esperemos que el futuro nos de la razón porque nuestro Proyecto merece la pena.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *