Educando desde la tribu

En la entrada de hoy del blog quiero destacar una interesantísima iniciativa. Se está dando a nivel local en Sant Boi de Llobregat y sigue la línea de la participación ciudadana como herramienta para mejorar nuestra sociedad.

Personalmente, considero esta propuesta como evidencia clara de que esperar un cambio justo y sostenible motivado por la clase política es una completa pérdida de tiempo. Aunque igual así debe ser, igual no debe existir tracción ni acción política sin la activación consciente de la ciudadanía. Es decir, si la política debe estar al servicio del pueblo, es inexcusable que el pueblo no explique sus necesidades ni aporte alternativas a los actuales modelos de gestión.

no debe existir tracción ni acción política sin la activación consciente de la ciudadanía Clic para tuitear

debateLa iniciativa la construye el “Grupo de debate educativo”. Tal grupo lo componemos ciudadanos y ciudadanas de Sant Boi que, voluntariamente, hemos decidido debatir sobre el actual modelo educativo. Padres, madres, docentes, formadores de adultos nos reunimos mensualmente para entregarnos a la discusión de distintos aspectos que afectan a la educación de nuestros hijos. Por suerte, por la propia inercia del grupo, pronto nos dimos cuenta de que uno de los frenos de nuestra sociedad es el “exceso de debate”. Cuando el debate se convierte en el único objetivo marcado (como estamos acostumbrados a ver en el mundo de la política) pronto se aligera su contenido y pronto se pierde el interés por la continuidad del grupo. Y se debe, mayoritariamente, a que los que debatimos ya estamos convencidos de las necesidades del cambio y ya compartimos opiniones positivas sobre modelos alternativos. Por lo tanto, del intercambio de opiniones hay que pasar a la propuesta de acciones y tales propuestas deben ser presentadas a la Administración Pública para que sean valoradas y aplicadas.

Básicamente se eligió un eje de trabajo a desarrollar de forma anual, aunque pronto nos dimos cuenta de que todos los ejes tratados tenían una naturaleza transversal y que no debían abandonarse en favor de otros. De este modo, curso a curso, vamos añadiendo más ejes que conviven entre sí.

IgualdadgeneroIgualdad de género no como simple discurso hacia las familias si no como elemento cambiante del actual currículo”. Por ahí se empezó, por proponer empapar las asignaturas de nuestros hijos e hijas con propuestas que fomenten la igualdad (trabajos, investigaciones, actividades extraescolares, etc). La idea consiste en que el cambio no se desarrolle desde fuera si no que nazca y se potencie desde dentro de la maquinaria educativa.

Este año añadiremos la necesidad de optimizar y racionalizar el uso de las herramientas tecnológicas. Es ineludible el crecimiento de una generación nativa digital (a la que le seguirán otras) que exige la incorporación eficiente de distintas aplicaciones y distintas metodologías.

tecnologiaCurioso fue comprobar que a este eje le afectaba notablemente el anterior sobre igualdad de género. Porque, tras varios estudios basados en experiencias docentes y familiares, descubrimos que el uso que realizan de la tecnología niños y niñas no suele ser el mismo. La naturaleza de los contenidos y las aplicaciones varía cuando variamos de género. Esto nos hizo ver la necesidad de no “perder” ejes y de irlos aportando y hacerlos convivir año tras año.

Como he dicho, la implicación de la Administración es extremadamente importante ya que posee la llave maestra para aplicar lo que la ciudadanía solicita. Y en nuestro caso la respuesta del ente municipal ha sido excelente. Tanto Regidora de Cultura como la propia Alcaldesa han participado en nuestras reuniones y han escuchado y debatido el documento de propuestas resultante de más de un año de trabajo. Sin esta participación (me gusta incluir a los políticos en el entorno de la participación) no sería posible el desarrollo de las acciones diseñadas y menos la de crear e implantar un “sello” verificable que permita evaluar y reconocer positivamente a los centros educativos que apliquen acciones enfocadas al cumplimiento de los ejes del “Grupo de debate”. En resumen, un distintivo elaborado desde la objetividad que pueda empezar a marcar la diferencia entre modelos y promueva, por encima de todo, la igualdad de género en todo su espectro.

Todo ello (debo repetirlo) es fruto de la iniciativa ciudadana, nace desde lo particular, desde lo personal, desde la inquietud vecinal y familiar. Porque el cambio no podrá nunca realizarse sin nosotros y nosotras. Nos debemos a la participación y la acción. Nuestros niños y niñas lo merecen.

El cambio no puede realizarse sin nosotros y nosotras Clic para tuitear

Ramón Balaña
Ramón Balaña

El autor es Ramón Balaña Urpí (1972). Por inquieto cursa y no termina Educación Especial y Filología Hispánica en la UB de Barcelona. La misma inquitud le lleva a titularse como Formador Ocupacional, Formador de Formadores y auditor de sistemas de gestión especializado en Educación. En paralelo a su actividad laboral como Responsable de Calidad, realiza de forma continuada acciones de voluntariado en Sant Boi de Llobregat e impulsa en el municipio el proyecto social Radio XXII.

Otros artículos en este blog:

¿Ciberactivismo o clictivismo?

Compártelo con el mundo...Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Buffer this page
Buffer
Email this to someone
email
Share on LinkedIn
Linkedin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *