Crónica de la III Asamblea: un punto de inflexión

Desde el mes de julio, todas aquellas personas de EQUO que así lo quisieron participaron del trabajo colectivo de reformar los estatutos del partido. En base a los problemas que identificamos en los mismos, de la observación de su utilidad y eficacia respecto a numerosos sucesos que hemos vivido en los dos últimos años.

Por ejemplo los numerosos casos que llegaron a la Comisión de Respeto y Transparencia (comisión de garantías en otros partidos) que nunca tuvieron solución. Porque la CRT no tiene realmente capacidad para actuar con la independencia que debiera tener. Con los estatutos actuales es necesario que alguno de los dos órganos políticos del partido, la Comisión Ejecutiva Federal (CEF) formada por doce personas y los coportavoces, o la Mesa federal (MF), formada por representantes de los territorios, validen el comienzo de los trabajos de  la comisión de respeto. Ni la una ni la otratuvieron a bien ratificar esta capacidad.

Hubo decisiones de coalición con márgenes estrechos que generaron profundas heridas Clic para tuitear

A lo largo de estos dos años, hubo decisiones de coalición con márgenes tan estrechos y minorías simples que generaron profundas heridas. Inexistencia de procedimientos de rendición de cuentas de nuestros cargos orgánicos y públicos…,.

III asamblea de EQUO
III asamblea de EQUO

Del fruto de ese trabajo de 4 meses llegamos a la Asamblea con cambios de oficio, cambios de consenso del grupo de trabajo, y aquellas partes que no fue posible consensuar previamente (que es dónde debiera haber estado el centro del trabajo de la comisión).  Pero también hubo enmiendas, en el último día sin posibilidad de negociación ni consenso, de eliminación en prácticamente todos los cambios propuestos, e incluso enmiendas a la totalidad de los cambios. Es decir, hubo gente que consideró que el trabajo de muchas compañeras durante 4 meses no valía nada.

En la comisión, desde el minuto uno se evidenció la dinámica del resto del fin de semana: un bloque de voto férreo, a golpe de periódico que se dedicó a votar en contra de todas las propuestas de modificación; la apertura de todos los textos que ya estaban previamente consensuados (solo era necesario el 25% de los allí presentes para ello, según el reglamento de la comisión); y hacer algún amago de consenso, que al final suponía no cambiar nada sustancial, o ser suficientemente ambiguo como para poder discutir su interpretación hasta el aburrimiento como ha pasado estos meses atrás en Mesa Federal.

Había un bloque de voto férreo que actuaba a golpe de periódico Clic para tuitear

Un ejemplo de esto que digo es el caso del uso de las herramientas del partido para recoger avales de la afiliación para mandatar a la CRT a que continuase su trabajo en un caso concreto. Llegando a paralizar y quitar de los servidores del partido una recogida  de avales en marcha. Cuando ya se había hecho para recoger firmas para otros casos. Fueron necesarias horas de discusiones en hilo de correo para que se resolviera la cuestión de procedimiento y se volviera a abrir la petición. Con el perjuicio que eso supuso para el proceso.

El colmo fueron las reformas para la CRT: un número importante de artículos de adhesión que se habían trabajado mucho, y que suponía garantizar la resolución de conflictos una vez la mediación no ha dado sus frutos (en los últimos meses se han denunciado comportamientos muy graves, y conflictos con consecuencias fatales para una organización social).

Bien, pues en la Asamblea, el segundo día,  se nos presentó un texto igual de largo y complejo que el original, texto que teóricamente era de consenso pero que cambiaba todo. Sin entrar a valorar el texto en sí porque no logré enterarme con el detalle suficiente para algo de tanta importancia. Parece que el trabajo de meses de muchas compañeras no valía nada, que quien negó las negociaciones y verdadero consenso colectivo metiendo enmiendas el último día de plazo, nos perdonaba la vida por haber hecho un texto nuevo entre 6 personas en un pasillo del hotel.

El resultado final es que se aprobaron tres enmiendas menores, y mandamos prácticamente todos los estatutos a plenario (las votaciones así lo determinaron), lo cual era materialmente imposible. Primero se bloqueó la comisión, y después el plenario.

En las votaciones algunas personas percibieron dos bloques. Y aunque lo pudo parecer, esa no fue la realidad, a quien piense así sugiero que vea los números cuando se publique el acta.

Hubo un bloque de entre 42-49 votos, siempre en el mismo sentido, a golpe de periódico. Y otro grupo de unas 60 personas, cuyos votos fluctuaron entre votaciones de 30 a 60 votos en función de las enmiendas (con abstenciones y votos repartidos en muchas de ellas).

Comisión de estatutos
Comisión de estatutos

Una cosa muy curiosa fue identificar quién formaba los grupos. En el grupo/bloque era toda la delegación valenciana, trabajadores del partido y de la fundación, candidatos y apoyos de la candidatura En Acción. En el otro lado (literalmente, estábamos divididos casi por completo a un lado y a otro) estábamos candidatos de 2.0, gente independiente, gente de todos los territorios (Castilla y la Mancha, Asturias, Andalucía, Murcia, Cataluña, Baleares, Valencia, Madrid, Euskadi…) insisto con fluctuaciones de voto de la mitad (30).

El grupo/bloque, fueron los mismos que insistieron en el plenario (ante la decisión de la Mesa de la Asamblea de someter las votaciones surgidas de la comisión Estatutos a proceso online ante la imposibilidad de hacerlo en el plenario) en la idea de fracaso de la comisión, y finalmente en prorrogar los estatutos de 2014, uno tras otro, repitiendo la misma idea como si se les acabase de ocurrir a cada uno de ellos.  Es decir, que todo quede como está, que nada cambie.

Intervenían uno tras otro repitiendo la misma idea como si se les acabase de ocurrir Clic para tuitear

Evidentemente fue una decepción para mi, que Florent Marcellesi no saliese elegido por 14 votos Coportavoz Federal, porque verdaderamente creo que el proyecto que representan Rosa Martínez y él, es el proyecto que va a permitir a la ecología política situarse en el lugar que le corresponde para hacer lo que debemos hacer, dar respuesta a las necesidades de la gente de manera sostenible, solidaria, y fraterna.

Pero no influyó ni un ápice en la indignación que sentí escuchando a Juantxo dar su discurso: hablando de campaña limpia cuando se ha difamado, e incluso insultado,  a candidatos y coportavoces 2.0 durante semanas en medios propios del partido, en asambleas territoriales… Hay pruebas de ello. Hablando de cooperar y entenderse, cuando votan en bloque. Hablando de trasparencia, horizontalidad y participación cuando llevaban dos días votando en contra de enmiendas encaminadas a ello en la comisión de estatutos.

No se puede hablar de campaña limpia cuando se ha difamado e insultado Clic para tuitear

Este es mi relato de la Asamblea, consciente de que es el mío, seguro de que cada uno tuvo su percepción propia, pero hay hechos que son, sin más, hechos verificables.

Comisión Ejecutiva Federal de EQUO. Fuente EQUO
Comisión Ejecutiva Federal de EQUO. Fuente EQUO

Los resultados son los que son. Rosa es la nueva líder de EQUO, con más votos que Florent y Juantxo. Rosa es el referente político que EQUO ha elegido, y espero que los medios del partido estén a su disposición tanto como lo han estado para Juantxo hasta ahora. El coportavoz, Juantxo con un liderazgo enormemente debilitado deberá cumplir con las responsabilidades del cargo. Florent se confirma  como presente y futuro del liderazgo masculino en EQUO, seguirá creciendo y enriqueciendo EQUO desde su trabajo diario en Bruselas. En cualquier caso, los tres tienen la enorme responsabilidad de hacer el mejor trabajo posible en sus parlamentos, no tengo ninguna duda de que los tres estarán a la altura.

La inmensa mayoría de EQUO queremos trabajo leal, tierno y fraterno. Queremos una actualización del partido desde el punto de vista comunicativo, territorial, y formativo, garantizando la trasparencia y fomentando de manera activa la participación. Y este es el cometido que la Ejecutiva tendrá que articular de la mano de la Mesa Federal. Confío en que así sea y cada uno de ellos tiene mis mejores deseos, pero en política “Obras son amores”, y tendremos que demostrarlo cada día, que para actos de fe no estoy.

Manuel Merino
Manuel Merino

El autor Manuel Merino es miembro de EQUO Granada y ha sido candidato a la comisión ejecutiva federal de EQUO dentro de una candidatura denominada EQUO 2.0

Compártelo con el mundo...Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Buffer this page
Buffer
Email this to someone
email
Share on LinkedIn
Linkedin

7 thoughts on “Crónica de la III Asamblea: un punto de inflexión


  1. Estimados colegas, he de advertir que con este relato no aportáis una «comprensión» de los problemas internos, ni de la relación -más o menos subordinada- que se mantiene con otras fuerzas políticas coaligadas, ni de los intereses «propios» de «cargos y aparato liberado» sobre los que no hay margen de control efectivo. Menos aún, claro, de los problemas políticos a resolver frente a la Crisis económica, social y ecológica, que componen ,la crisis civilizatoria que no enfrentamos y sobredeterminara el «ser o no ser» de las civilizaciones humanas.


    1. Estimado Antonio,
      Probablemente no respondo a ninguna de esas cuestiones, precisamente, porque no lo pretendía. No es más que el relato de lo que yo, y parece que más personas, viví en la comisión de estatutos y el plenario. Las conclusiones las saca cada cual, dejo claro lo personal de lo escrito.
      Se está librando un debate, y enfrentamiento, de dos modelos de organización, de diferentes formas de trabajo organizativo y de comunicación. Cuestiones de gran importancia para el desarrollo de la organización que sustenta y desarrolla el proyecto político. Aunque entiendo que no a todo el mundo le pueda interesar.
      Gracias por tu comentario,
      Saludos


  2. Gracias por tu crónica Manuel. Lamentablemente yo no pude asistir a la asamblea, pero antes de iniciarse ya se veía que algo tramaba alguien. Al menos yo que soy malpensada por naturaleza, lo veía, aunque no supiera qué.

    Siempre he dicho que el «buenrollismo» es como el azúcar. Un poco está bien, demasiado puede matar. Y me temo que ha llegado el momento de la agonía.

    Las dinámicas de trabajo que tenemos están pensadas para trabajar por el bien común del partido, para tirar todas del carro en la misma dirección, pero hay que pensar que siempre hay alguien intentando otra cosa, desviar el carro, pararlo, quitarle las ruedas… y eso debe intentar anticiparse.

    Ahora ya sabemos que hay quien sólo lleva «buenrollismo» en el discurso, igual que otros aspectos. Tengámoslo en cuenta a la hora de establecer las dinámicas de trabajo. Evitemos repetir situaciones como esta. Va siendo hora de bajar la dosis de azúcar, antes de que nos mate.

    Un abrazo.


    1. Hola Eva,
      Pues sí, es muy cansino tener que dedicar tanta energía a estas situaciones, a costa de cuestiones más productivas socialmente. Tendremos que aprender todas, y ser más conscientes de las decisiones que se toman, de la participación en las cuestiones internas, ser más vigilantes a la vez que constructivos.
      Saludos


  3. No soy miembro de EQUO pero si conozco el proyecto y he colaborado puntualmente en él. Creo que un análisis de la III asamblea desde la perspectiva de un miembro de una candidatura lógicamente es parcial. Del mismo modo lo sería si el autor o la autora lo fuese de la otra candidatura.

    Esto no es una crónica, no es un relato neutro de lo sucedido, es una reflexión personal de lo vivido y sentido por Manuel Merino en la asamblea. Los hechos sobre los que pretende fundamentar su artículo no son tales, más bien me parecen sus percepciones e interpretaciones de lo acaecido. La interpretación sobre las votaciones del “bloque fijo” vs “el flexible” es cuanto menos muy discutible. Dedicar tiempo a eso y escribir sobre ello es singular.

    La clave interna pesa demasiado en esta visión y su decepción por el resultado nubla el análisis. Es evidente e indiscutible el apoyo mayoritario que ha recibido Rosa Martínez pero la interpretación de los resultados en la coportavovía masculina es sesgada y bordea el comentario malintencionado. Marcellesi y Uralde son dos ecologistas de peso y largo recorrido, con curricula y trayectorias distintas y las personas que integran EQUO harían muy bien en no menospreciar a ninguno de los, como hace Manuel Merino con Uralde. Representaban dos propuestas distintas, dos formas de comunicar distintas, dos generaciones distintas pero son dos pilares necesarios y diría que hasta complementarios para el proyecto. Dos candidatos potentes, de ahí que se dividiera el voto.

    Durante la campaña previa a la asamblea percibí que una propuesta primaba la comunicación en positivo del mensaje verde y la otra era más de denuncia en la acción, quizá con mensajes más catastrofistas en algunos casos. Más allá de la importancia de las formas, que tanto parecen preocupar al autor de esta reflexión, convendría que él y el conjunto de la asamblea se hubiera ocupado de la propuesta programática bastante más.

    Porque para mí los HECHOS que requieren políticas comprometidas ya, y no mensajes de unos y otros en Twitter compitiendo entre la acción y la ternura subversiva, son otros. Ciento cuarenta caracteres sólo dan para la batalla de la presencia en las redes y no dan para un debate serio de los problemas y hechos que, al menos a mí, me importan.

    ¿Nos creemos de verdad o no la crisis ambiental que enfrentamos? ¿Nos creemos o no que esa crisis ambiental es el resultado de un modelo de desarrollo basado en el crecimiento de la economía mundial año tras año a costa de recursos limitados que extraemos de países que colonizamos y a los que devolvemos la basura que generamos?
    Si nos creemos esto, no hay mensajes positivos que dar porque no hay tiempo que dejar pasar. No toca seguir quemando carbón, no toca seguir creando infraestructuras para impulsar la economía, no toca seguir fijando nitrógeno industrialmente para cultivar, no toca hacer política para el corto plazo.

    Lo que toca es buscar alternativas que enfrenten estos problemas y un lenguaje que nos permita convencer a todas esas personas que no lo saben o no quieren mirar la cruda realidad socioambiental que enfrentamos.

    Como hacer esto juntos para que las cosas cambien de verdad y que el futuro no sea más que una palabra es a lo que se tendría que haber dedicado la III asamblea de EQUO, a pesar de los problemas de la CRT.

    Saludos


  4. Compruebo que el compañero que se autodeclara NO miembro de EQUO y colaborador puntual considera que entiende mejor que nadie la situación actual de este minúsculo partido ecologista. Muchas personas hemos tirado la toalla y nos hemos ido del proyecto equo porque ya no podíamos más con las formas autoritarias y manipuladoras de un determinado sector, que sí, existe, pone palos en las ruedas e impide centrarse en la verdadera defensa de la ecología y en la III Asamblea se hacía llamar Equo en Acción, a estas alturas de guion la hipocresía sobra. Trabajar y avanzar en estas condiciones se hace muy cuesta arriba y las compañeras que se han quedado van a utilizar muchas energías para enfrentar esta situación, las admiro por ello, porque yo no tengo capacidad alguna para trabajar con personas que considero tóxicas y dañinas para el proyecto. Pero al fin y al cabo esta es la realidad de todos los partidos políticos sin excepción. No se puede tener un debate serio con quien está pensando permanentemente en sus intereses personales, así que entiendo perfectamente el sentir del compañero Manuel Merino y las divagaciones del buenrrollismo por el bien del planeta es el mantra que todo lo intenta tapar. Muy difícil lo tiene EQUO para seguir adelante como partido independiente, el tiempo lo dirá. Les deseo toda la suerte del mundo.


  5. Gracias Nathalie por tu comentario:

    No conozco EQUO mejor que nadie pero algo conozco. Estoy convencido que hay personas valiosas en ambos sensibilidades, algunas conozco, y algunas tóxicas en ambas.

    Espero que las primeras prevalezcan y que el proyecto no se vaya al garete.

    Mi comentario sobre el planeta no es una divagación, me lo creo, me importa y me preocupa esencialmente por motivo profesional y no político.

    Hay determinadas cuestiones en cuanto a modelos de crecimiento que tienen que ver con esto y que son específicas de un partido como EQUO y no compartidas por ninguna otra opción del espectro político de nuestro país, salvo por aquellas de índole anarquista.

    Por eso me gustaría poder contar con una opción como esta y que profundizase en el debate (no superficial) del reto global que enfrentamos para que mis nietos, que los tengo, cuenten con un futuro digno.

    Saludos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *