Artículo 2

No, aunque alguien haya pensado que me refiero al tan manido artículo de la constitución no me refiero a ese artículo 2. Al artículo que habla de la soberanía y que tantos problemas nos da en la conformación territorial del estado que habitamos .Me refiero al artículo 2 de los estatutos de EQUO. Ese artículo que nos define como un partido federal. Ahora que todo el mundo hace referencia a los estatutos para resolver conflictos, me gustaría que nos parasemos a reflexionar un poco si este artículo nos convierte en un partido realmente federal.

Cesta manzanas. Foto JMFP

Desde que entré en EQUO he escuchado que somos un partido que se organiza de forma federal. Pero a medida que he ido conociendo como se relacionan los distintos territorios con la organización federal, valga la redundancia, me da la impresión de que manejamos distintos conceptos de lo que es “federal”. La métafora de la manzana, la naranja y el racimo de uvas es muy útil para comprender este concepto, pero viendo como hemos crecido creo que se queda escasa para explicarnos. Somos algún tipo de injerto frutal al que no me atrevo a poner nombre.

EQUO está siendo federal solo en el concepto, pero no en la realidad Clic para tuitear

Para dar una explicación a esta circunstancia pasa también por mi cabeza el término de partidos 4 j , para denominar a los partidos que en la fundación de EQUO se adhirieron como organizaciones territoriales de EQUO en sus respectivos territorios. La verdad es que creo que menos federales somos cualquier cosa. Y no es que los conceptos me preocupen demasiado. Lo que si me preocupa es que esa asimetría en lo que entendemos por federal o, a veces también, como la ejercemos, ha generado buena parte de los problemas organizativos que tiene nuestro partido.

En algunos casos parece más que algunas organizaciones territoriales han sido más bien 5 Jotas mientras otras han sido presunto serrano. No entiendo bien que a efectos de aportaciones económicas al partido sean tan desiguales.

Río Nalón, Laviana, Asturias. foto JMFP

Aunque la intención de hacer mención al artículo 2 de los estatutos era buscar el origen de nuestros problemas. También quisiera hacer una mención  al futuro de nuestro partido. Y quisiera, en este punto, decir que no creo que la mediación que algunos proponen sea la solución para nuestros problemas. No hay, aunque muchos lo crean así, dos bandos perfectamente definidos y, por lo tanto no hay quién pueda aceptar  el papel del o de los mediadores y los compromisos que se requieren. Cada parte bien territorial o personal de este partido entiende el conflicto de una manera particular.

Como en este partido tenemos la máxima de ser propositivos en la crítica, se me ocurre, pese a no ser ningún experto en la materia proponer una  especie de terapia familiar. Quizás no nos vendría mal un poco de  terapia familiar sistémica .

Pienso que, como una familia, nuestra organización se caracteriza por las propiedades de totalidad o no sumatividad, por patrones de circularidad, y por el principio de equifinalidad.  El partido está formado por distintos subsistemas territoriales, también distintos orígenes políticos e ideológicos, así como gentes con distintas trayectorias. Hemos pasado por distintas fases evolutivas: Nacimiento, crecimiento, consolidación, frustración de expectativas, todo ello influido por factores tanto endógenos como exógenos. Los procesos electorales  nos han mermado tanto en volumen como en ilusión.

Es necesario parar y pensar, no se puede seguir con esta dinámica tóxica Clic para tuitear

Tampoco creo que la solución sea fustigarnos resaltando los errores cometidos en el pasado. Se puede parar un momento, pensar  y empezar de nuevo . Creo que la actual dinámica tóxica en que se desarrolla la vida orgánica del partido tiene que tener un punto de inflexión, de cambio.

EQUO no es suficientemente grande para escindirse, es imprescindible entenderse Clic para tuitear

De alguna manera debemos “Reiniciar el sistema”. No sé si debe partir la iniciativa del subsistema  conyugal, parental  o del filial u otro cualquiera. Todo el mundo reconocerá  que no tenemos futuro si una de las partes del partido se impone a la otra. Somos demasiado pocos como para escindirnos.

Si no, como decía mi profesor de EGB, vale más que cojamos el 2 y nos vayamos para casa.

Juan Carlos Lázaro

El autor, Juan Carlos Lázaro, es coportavoz de EQUO Cuenques en Asturias . Afiliado desde 2013 Graduado en Trabajo Social .Trabaja de Auxiliar de enfermería en el organismo público asturiano ERA.

Compártelo con el mundo...Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterBuffer this pageEmail this to someoneShare on LinkedIn

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *