¡adiós, EQUO, adiós!

He decidido que en el año 2019 no renovaré mi afiliación al partido político EQUO, en el que he militado activamente desde su formación en el año 2.011. Para el que no lo conozca, es el partido verde a nivel nacional y representación del partido verde europeo. Y mediante este escrito me gustaría explicar las principales razones que me han llevado a ello.

Son siete años de afiliación, un tiempo suficiente para valorar los logros y objetivos alcanzados, y periodo suficientemente prolongado como para cambiar el ritmo de las vivencias personales que van enriqueciendo nuestras vidas.

Sillas en Sevilla. Del fotoblog Un güeyu abiertu

No hay detrás de esta decisión ningún motivo ideológico, los principios de este partido ecologista, feminista y pacifista, tengo claro que serán siempre los míos. La profunda creencia en la necesidad de una integración europea también la comparto. Por ello, entiendo que será siempre mi partido, se llame como se llame, aquel que defienda la ecología política como solución a los problemas globales.

Lo que sí hay detrás de esta decisión, en cambio, es un conjunto de formas de actuar y entender el comportamiento humano, para mí equívocas.

Un primer error no corregido, e incomprensible, es haber renunciado a la marca “verde”, una vez demostrado que ni después de siete años el nombre de EQUO ha sido capaz de ser conocido más que por una mínima parte de nuestra sociedad, en general, aquella parte ya iniciada en política.

Es un error haber renunciado a la marca verde. Después de 7 años la gente sigue sin conocer EQUO Clic para tuitear

Con lo generalizados y prestigiados que están los partidos verdes en toda Europa, no rectificar indica una falta de sentido práctico que casi asusta. Y yo siempre he creído ser, en mi desarrollo personal y profesional, una persona eminentemente práctica.

Quienes hasta ahora han sido, y sin duda siempre serán mis compañeras y compañeros verdes, conocen que vengo discrepando desde el año 2014 con la opinión mayoritaria del colectivo, que ha provocado un cambio de rumbo en las alianzas estratégicas de EQUO, en particular las preelectorales.

Se empezó pensando en el largo plazo y en la consolidación del proyecto, con la presentación en solitario a las distintas elecciones. Y se terminó aliándose e integrándose en las listas de “Podemos” o en las distintas confluencias que en general son auspiciadas por ese partido. Y pienso, que en general, la estrategia desde entonces ha sido cavar trincheras en lugar de tender puentes al conjunto de la sociedad.

Desde 2014 las alianzas con Podemos nos han llevado a cavar trincheras en lugar de tender puentes Clic para tuitear

Lo que me hace retirarme a tiempo de la afiliación política son las trincheras.

EQUO, bajo mi punto de vista, se ha influenciado en exceso de sus confluencias político-sociales. Esta influencia no permite hacer una reflexión sincera de las razones que mueven a la gente a encontrar amigables otras ideologías arcaicas que se muestran ya sin careta.

Se podría apreciar un ligero cambio de rumbo a día de hoy, ya no en las confluencias, sino en algunos acuerdos generales.

En Andalucía se decide romper con “Unidos Podemos” y se opta por asociarse con los “andalucistas”, más identificados por la ciudadanía en general con el nacionalismo.

Hay que ser muy poco inteligentes y muy poco prácticos para no deducir, que el acercamiento o no a posturas nacionalistas van a definir el desarrollo de los resultados electorales en los próximos años. El que se haya sorprendido por los resultados en esa comunidad en las últimas elecciones es que no ha entendido nada, o lo que es peor, que es capaz de negar la evidencia.

Manifestación de Los Verdes cedida por Jorge M. Neira

Y la actitud en ese tema tan delicado, el nacionalismo, es otro de los motivos que me separan de EQUO. En mi humilde opinión hay pocas ideologías más distantes con la ecología política, que es universalista por esencia, que aquella que tiene por objetivo buscar privilegios para sí por encima de los demás, o tiene por objeto crear nuevas fronteras en lugar de romper las existentes.

La actitud de EQUO con relación al nacionalismo es otro de los motivos que me separan de EQUO Clic para tuitear

Eso tiene reflejo incluso dentro de nuestro partido, donde existen afiliados con más privilegios que otros por pertenecer a una determinada comunidad autónoma. Tenemos el ejemplo de Valencia. O donde otros no se pueden presentar a las elecciones con nombre propio, como en Cataluña. Son cesiones que definen nuestro carácter sumiso y equívoco.

Es verdad, como he visto argumentar internamente, que nos podría unir con ciertos sectores nacionalistas su apuesta por la desobediencia civil (ante una posible injusticia) o por la democracia radical (para ellos autodeterminación). Estos conceptos acompañan al movimiento ecologista en sus primeras reivindicaciones porque nace como defensa del medio ambiente, de las personas vulnerables, de la justicia social y del entorno natural que nadie defendía, pero no es aplicable para mí para causas que no son justas y que nada tienen que ver con nuestra ideología.

Se pierden así las esencias de la revolución verde, “tierna y subversiva”, que nos llena de razones para convencer a la sociedad de que otro mundo es posible. En definitiva, hemos perdido bajo mi punto de vista, el sentido práctico.

EPÍLOGO:

Esto no quiere decir que deje de defender mis ideas, lo seguiré haciendo en donde sea preciso, y seguiré aportando a la sociedad, si es posible, mi sentido crítico. Tampoco dejaré de apoyar circunstancialmente a “Alternativa Verde por Asturias” y a sus representantes, si así me lo piden.

Asturias es diferente, en alguna medida la fuerte implantación de la industria contaminante en nuestra autonomía hace casi imposible abrirse un camino que para mí es el único posible, reconvertir totalmente nuestra forma de entender el progreso.

Faustino Fernández

Faustino Fernández es ingeniero técnico industrial y ovetense. Ya escribió un artículo para nuestro blog, donde puedes conocerle mejor.

 

 

 

 

Este es el artículo:

La revolución verde

Compártelo con el mundo...Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Buffer this page
Buffer
Email this to someone
email
Share on LinkedIn
Linkedin

One thought on “¡adiós, EQUO, adiós!


  1. Hola, acabo de embarcar en la nave de Equo y ya me he dado cuenta que para cambiar el mundo, primero hay que ponerse de acuerdo en el rumbo que debemos tomar, Soy de Eibar, conozco Equo de toda la vida, desde su creación, pero su periplo, siempre a la sombra de otras formaciones nunca me resultó atractivo, en ese transcurso del tiempo, he tenido una hija que es el revulsivo que me hacía falta, ya no hay escusas, creo en lo que pienso y trabajaré por conseguirlo.
    Mi hermano lleva tiempo en Equo, me dijo que en mi pueblo hacia falta gente para cubrir las listas a municipales, y me dije, venga, es el momento, me reuní con nuestra actual concejal, y me transmitió su idea de apartarse a un lado, por motivos personales.
    Me reto a trabajar por mis principios, acepte de manera inercial, descubriendo una sensación nueva que no había experimentado jamás, no basta con tener unos principios, tienes que pelear por ellos, de lo contrario no tienen sentido.
    Todo esto al límite de presentación de candidaturas, siempre he sido contrario a formar coalición con podemos, y menos a nivel local, que es un buen espacio para trabajar vinculando la persona a su partido, los plazos nos obligaron a hacerlo, sin tiempo para preparar candidatura, vamos junto con IU y podemos, en la entrega de DNI, dejamos muy claro que queríamos nuestra identidad Equo muy clara, figurando en la candidatura tras nuestro nombre, esto fue unos días antes terminar el plazo para presentar coaliciones ante la Junta electoral, en ese espacio de tiempo, le hice llegar a la responsable de “podemos Eibar”, que un puesto de salida beneficioso para la coalición sería figurando Equo en tercer puesto, justificando nuestro argumento en que es la forma de concentrar todos los votos, esperamos respuesta, cuál fue nuestra sorpresa, nos informan que sólo podía ser a partir del séptimo, mal empezamos, asumes tú impotencia, piensas, esto es una piedra, a pasar por encima, continuamos, se publican las listas y de nuevo otro obstáculo, la marca Equo no figura tras nuestro nombre, contacto con el responsable de “podemos Guipúzcoa” y le transmito el error, sorpresa mayúscula, eso está bien así, me dice que es acuerdo de coalición desde Vitoria, acuerdo firme e imposible de cambiar, apelo al acuerdo de palabra en Eibar, y le remito a la preservación de nuestra identidad en esa coalición y además del beneplácito de la Junta electoral para rectificación, no hay manera de flexión, ellos han llevado la gestión y son los únicos en potestad para subsanarlo, vencidos por plazos, nos vemos sometidos a una coalición, de la cuál tiene poco, en una vorágine de intereses, sospechamos que toda esta sinrazón es porque de IU no hay nadie en nuestras listas y esos votos hay que atraerlos a cualquier precio pasando por encima de nuestra identidad.
    Conclusión, nadie, absolutamente nadie va a quebrar mi voluntad para con mis principios, estoy en Equo, soy de Eibar y voy a trabajar por demostrar que por mucho que tengas en contra, si tienes aunque sea un resquicio de oportunidad no la dejes pasar, quiero cambiar el mundo, pero sólo no puedo.
    EQUO es una buena nave para navegar, tan sólo, necesitamos sincronizar a la tripulación. ÁNIMO.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *